Cómo montar un albergue

¿Quieres montar un negocio de hospedaje? Quizás montar un hotel es algo que se te va del presupuesto del que dispones. En ese caso, quizás sea más interesante montar un albergue turístico, en el que no solo ofertar alojamiento, sino también la posibilidad de la contratación de diferentes actividades dependiendo de la zona en la que abramos nuestro establecimiento.

Pasos previos para montar un albergue

Los albergues turísticos son establecimientos abiertos al público, de libre acceso, ubicados tanto en entornos rurales como ciudades, que ofrecen alojamiento normalmente en habitaciones de capacidad múltiple, pudiendo contar con dormitorios individuales y/o dobles, con o sin servicios complementarios, a cambio de una contraprestación económica.

En esta guía de cómo montar un albergue turístico te mostraremos todos los pasos necesarios para abrirlos, siempre teniendo en cuenta que la normativa para ello puede variar en función de la Comunidad Autónoma dónde lo ubiquemos.

Elaborar Plan de negocio

Como con cualquier otro tipo de negocio, antes de lanzarnos a montar nuestro albergue, es necesario elaborar un Plan de Negocio, en el que realizaremos un análisis completo de las condiciones del entorno.

Lo primero será realizar un análisis de la competencia, ¿hay más albergues en la zona? ¿Qué ofertan y a qué precio?

Estudiar el entorno se convierte en otro punto fundamental para saber qué tipo de turistas frecuentan la zona, su nivel adquisitivo y lo que buscan. Aquí también tendremos en cuenta si estamos en una zona rural o urbana, en la costa, el interior o la montaña, con vista a los diferentes servicios adicionales que podemos ofertar a nuestros futuros clientes.

Por ejemplo, si estamos en un entorno de montaña, ¿podemos ofertar rutas de senderismo con guía?, o si estamos cerca de un río de aguas bravas, ¿podemos ofrecer bajadas en rafting?

Con el estudio de estos aspectos podremos realizar un análisis DAFO, para ver las fortalezas, debilidades, peligros y oportunidades del negocio.

Ahora llega el momento analizar los costes de nuestro futuro albergue y saber las posibilidades que tiene de ser rentable o no. Para ello realizaremos un Plan de Viabilidad para determinar la inversión que deberemos afrontar, teniendo en cuenta que la inversión puede variar dependiendo de diferentes factores:

  • Dimensiones y número de plazas del albergue
  • Instalaciones auxiliares
  • Categoría (si aplica dependiendo de la normativa de cada Comunidad Autónoma, como los albergues en Galicia o Castilla y León, que distinguen entre primera categoría, segunda categoría y albergues de peregrinos del Camino de Santiago)
  • Obras de acondicionamiento o reformas
  • Contratación de personal
  • Oferta de servicios propios
  • Pago de tasas e impuestos
  • Seguro de Responsabilidad Civil

Elegir forma jurídica

Con nuestro Plan de Negocio y nuestro Plan de Viabilidad elaborados, nos queda determinar la forma jurídica a adoptar, de la que dependerán los trámites que se han de realizar para constituir la empresa, las obligaciones fiscales y laborales que deberemos cumplir como empresario y la cantidad de capital que tendremos que aportar para crearla.

Aunque podremos elegir entre sociedad limitada y sociedad anónima, quizás la primera se adecue más al tipo de negocio de que representa un albergue, además de suponer una inversión menor para el capital fundacional.

Diseño de branding

Entramos en otro aspecto importante para nuestro futuro albergue, el branding o imagen de marca, que habrá de acompañarnos durante toda la vida de la empresa y con el que los potenciales usuarios nos reconocerán, asociándonos con una imagen y unos valores determinados.

Nombre

Si estamos montando un albergue desde cero, elegir el nombre será uno de los primeros pasos que tendremos que dar a la hora de crear nuestra marca. Varios consejos:

  • Un nombre atractivo, pero a la vez fácil de recordar
  • Que haga referencia al entorno
  • Se original, combina palabras o usa términos relacionados con la ubicación del albergue
  • Comprueba si el dominio con ese nombre está disponible en Internet
  • Busca la opinión de socios, amigos o familiares

Si aun así no consigues sacar un buen nombre, siempre puedes acudir a alguna agencia de naming, como Vibranding o Baud.

Logotipo

Aunque es cierto que podemos intentar diseñar nuestro logotipo para el albergue, a no ser que tengamos conocimientos de diseño gráfico e ilustración, lo mejor será contratar los servicios de una agencia o un profesional del sector para que nos haga un trabajo de calidad.

Para que nos puedan hacer un buen diseño, tendremos que trasladarles la idea de negocio, los valores que pretendemos transmitir o hasta los elementos que queremos incluir en el logo.

Aun así, si te decantas por hacer tu propio logotipo, en Internet encontrarás algunas plataformas gratuitas en webs como Hatchful, GraphicSprings o Logo Maker.

Identidad corporativa

Con el logotipo y el nombre ya tenemos dos elementos fundamentales para crear nuestra identidad corporativa, ahora será importante que sean visibles en la recepción del albergue, la indumentaria del personal, facturas, libros de visitas, hojas de reclamaciones, página web, redes sociales, publicidad, etc.

Pero la imagen corporativa no se limita solo a esos elementos, también emana de nuestro trato con los clientes, del estado de las instalaciones del albergue, de la imagen que ofrecemos en las redes sociales, del trato de nuestros empleados, etc.  Todo contribuye a crear una imagen de marca y una entidad corporativa fuerte.

Requisitos para un montar un albergue

Las obligaciones y requisitos para montar un albergue van a depender de cada Comunidad Autónoma y cada región, por lo que es importante que os documentéis sobre estas normativas, que encontraréis unas líneas más abajo.

Ámbito de aplicación

Nuestro negocio debe cumplir con la definición de albergue turístico, dentro de las categorías de establecimientos turísticos, como ya hemos dicho, alojamiento en habitaciones de capacidad múltiple, con o sin servicios complementarios, a cambio de contraprestación económica.

Quedarían excluidos:

  • Los establecimientos dedicados a alojamiento en habitaciones colectivas por motivos escolares, docentes o sociales
  • Los albergues de peregrinos y los alojamientos en habitaciones múltiples cuando se preste el servicio sin contraprestación económica
  • Los albergues e instalaciones juveniles que se rijan por otra normativa específica
  • Los establecimientos de titularidad de las Administraciones Públicas y gestionados directamente por estas

Trámites legales

Los trámites para montar un albergue variarán en función de la Comunidad Autónoma dónde lo montemos. No obstante hay determinados trámites que resultan obligatorios en la mayoría de regiones:

  • Declaración responsable del titular del albergue. La solicitaremos en el Servicio Territorial de Turismo y la entregaremos en la Consejería de Turismo correspondiente
  • Autorización de empresa turística, cuyo modelo solicitaremos en el Servicio Territorial de Turismo y la entregaremos en la Consejería de Turismo
  • Licencia del ayuntamiento para realizar una actividad clasificada
  • Alta en la Seguridad Social de nuestra empresa (mirar modelo)
  • Alta en el Impuesto de Actividades Económicas (I.A.E.), que haremos en la Agencia Tributaria (modelo 036 o 037)
  • Registro censal, solicitud de NIF y declaración de inicio de actividad
  • Inscripción en el Registro General de Alimentos, previa autorización del Servicio territorial de Salud y Bienestar Social
  • Legalización del libro de visitas en la Delegación de Trabajo pertinente
  • Seguro de Responsabilidad Civil
  • Licencia de publicidad exterior (opcional)

Otros requisitos

  • Número de inscripción en el Registro correspondiente
  • Aforo del albergue
  • Comunicar el periodo de actividad del albergue, ya que algunos abren todo el año y otros pueden hacerlo por temporadas
  • Listado de precios de los servicios ofertados por el albergue
  • Medios de pago admitidos
  • Hojas de reclamaciones
  • Información sobre el régimen de entrada y salida del establecimiento
  • Anuncio de la existencia del reglamento de régimen interno, en su caso
  • Otra información de interés para el cliente

Normativa de albergues turísticos por Comunidades Autónomas

Andalucía

Aragón

Islas Baleares

Cantabria

Castilla-La Mancha

Castilla y León

Cataluña

Extremadura

Galicia

La Rioja

Madrid

Murcia

Navarra

País Vasco

Principado de Asturias

Valencia

Equipamiento e instalaciones necesarias en un albergue

Aparte del equipo necesario para nuestra gestión del albergue (ordenadores, material de oficina, uniformes, etc.), dependiendo de cada Comunidad Autónoma, encontramos que pueden existir dos categorías diferentes de albergue turístico (de primera y de segunda), que en cuyo caso pueden determinar el tipo de equipamiento e instalaciones necesarias para nuestro albergue, así como el tamaño de las habitaciones y el número de plazas.

Aunque puede variar de una normativa autonómica a otra, si existen categorías distintas de albergue, estas deberán reflejarse en una placa identificativa en la parte exterior, junto a la puerta de entrada, donde figurará el distintivo de categoría correspondiente.

Instalaciones

  • Zona de recepción de clientes
  • Dormitorios equipados con camas, en los que se indicará número de plazas y se numerarán las camas
  • Aseos (individuales o colectivos)
  • Salas de usos múltiples
  • Cocina y Comedor
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Suministro de agua caliente y fría, apta para el consumo
  • Suministro eléctrico, con tomas de corriente en habitaciones y zonas comunes
  • Sistema de calefacción en dormitorios y zonas comunes
  • Armarios o taquillas para guardar efectos personales
  • Sofás, sillones, mesas y otros muebles para las salas de usos múltiples
  • Teléfono

Eliminación de basura y residuos

  • Sistema efectivo de evacuación de aguas residuales, limpieza de las instalaciones, además de contar con un Plan de control biológico sanitario con medidas para el control de plagas basadas en la prevención, vigilancia y, en su caso, erradicación de las misas.

Más instalaciones y equipamiento

  • Lavaderos o lavadoras
  • Secadoras o secadero para ropa
  • Si no contase con servicio de comidas, deberá disponer de fregadero, microondas, frigorífico, placa de cocina, vajilla, menaje y productos de limpieza para uso de los alberguistas.
  • Ropa de cama y toallas disponibles a solicitud de los clientes
  • Zonas ajardinadas
  • Piscina
  • Suministro de WiFi

Cómo administrar y gestionar el albergue

Con los pasos y requisitos para montar nuestro albergue detallados, ya podemos poner en marcha nuestro negocio de alojamiento turístico, con lo que deberemos afrontar una serie de obligaciones fiscales y contables para gestionarlo. A continuación os dejamos una serie de consejos a tener en cuenta.

Obligaciones fiscales

Dependiendo de la forma jurídica que hayamos escogido para crear nuestra empresa de alojamiento turístico, tendremos que afrontar una serie de obligaciones fiscales para estar dentro de la legalidad tributaria, como la liquidación de IVA trimestral o la presentación del Impuesto de Sociedades si somos una sociedad limitada.

Y para cumplir con la presentación de impuestos, tendremos que llevar a cabo una gestión contable que nos facilitará no solo la gestión económica diaria del albergue, sino que también será necesaria por ley.

Seguridad y Prevención de Riesgos

Como todo negocio, y de acuerdo con la ley vigente, nuestro albergue deberá contar con un Plan de Prevención de Riesgos Laborales. De cara a los clientes, contará con instalaciones de emergencia y evacuación adecuadas y señalizadas, así como instalaciones fijas de extinción de incendios y extintores adecuados a la clase de fuego que pueda producirse. Si cuenta con piscina, deberá tener los medios adecuados para su utilización, incluido servicio de socorrista si es necesario.

Protección de Datos

Desde la entrada en vigor del RGPD, la protección de datos es un aspecto clave de aquellos negocios en los que se manejen datos personales de los clientes. Evidentemente, el albergue es uno de esos negocios, ya que algunos de sus trabajadores tendrán acceso a información privada de alberguistas o de aquellos proveedores con los que trabajen.

En esta guía sobre la Normativa de Protección de Datos encontraréis toda la información necesaria sobre este aspecto.

Formación y funciones del personal

Aunque un albergue se aleja mucho de los servicios que ofrece un hotel o incluso un hostal, debe contar con cierto personal, si no especializado, si con conocimientos suficientes para desempeñar tareas como:

  • Gestión empresarial
  • Atención al cliente
  • Limpieza
  • Cocina
  • Vigilancia y Seguridad
  • Salvamento (en caso de contar con piscina)
  • Monitores y guías si ofrecemos contratación de actividades

Prohibiciones

Las posibles prohibiciones que podemos decretar en nuestro albergue podremos recogerlas en un reglamento interno, que facilitaremos a nuestros clientes cuando se registren en nuestro establecimiento.

Cómo impulsar y promocionar tu albergue

Como en todo negocio, para que nuestro albergue resulte rentable, tendremos que atraer clientes y para ello contamos con diferentes maneras de promocionarnos, de algunas de las cuales os hablaremos a continuación. Lo importante es que si estamos en una zona con competencia, sepamos diferenciarnos del resto de albergues ofreciendo servicios del que carezcan los otros o, si es posible, con unas instalaciones y trato al cliente de mejor calidad. Muchas veces, el boca a boca nos ayudará conseguir nuevos clientes.

Transformación digital

Nuestra presencia en Internet es prácticamente un “debe”, ya que podremos hacernos conocer a través de una página web, las redes sociales o a través de buscadores de alojamientos turísticos.

Página web

Crear una página web para nuestro albergue en la que suministremos toda la información relativa a los servicios que ofrecemos, el número de plazas, el tipo de instalaciones, nuestras tarifas, formas de contacto, posibilidad de reservar a través de la propia página, solución de dudas frecuentes, información sobre la zona y el entorno, etc.

Podemos incluir un blog dentro de la propia web para publicar información de actualidad y relevante sobre la zona y las actividades que pueden se hacer en determinados momentos del año (como fiestas, mercados, convenciones…). Además de dar la posibilidad a los clientes de que dejen relatos de sus experiencias en el albergue.

Si no somos muy duchos en esto de montar una web, lo mejor será contratar a alguien que se encargue de ello y la mantenga actualizada, preferiblemente alguien especializado en diseño web o a una agencia de diseño web. Si optamos por hacerlo nosotros, lo mejor es buscar un servicio de hosting especializado en alojamientos turísticos.

  • SEO en Internet
    • Para aparecer en las primeras posiciones de los motores de búsqueda, tendremos que optimizar el SEO de nuestro sitio web y de todo lo relacionado con nuestro albergue turístico en la red. Lo mejor en este caso, a no ser que seáis un experto en ello, es contar con una agencia SEO que nos ayude en ello. En España tenéis Neoattack, Elogia o Webpositer.
    • Relacionado con el SEO tenemos la publicidad en buscadores; a través de campañas basadas en keywords, podremos aumentar la visibilidad online de nuestro albergue turístico mediante anuncios destacados en los buscadores. De nuevo, para ello, si no tenemos conocimientos sobre el tema, podemos contratar a una agencia de publicidad como Innova Publicidad u Optimizaclick.

Redes Sociales

Tener presencia en las principales redes sociales, como Facebook, Twitter o Instagram, puede ayudarnos con el marketing digital de nuestro albergue turístico. En ellas podremos compartir información sobre nuestro establecimiento, las actividades que se realizan, los eventos que ocurran en la zona y tener un trato algo más cercano con clientes pasados y futuros.

Email marketing

Con campañas de email marketing podremos enviar correos comerciales a clientes que hayan dado su consentimiento previo. Es una técnica que puede ayudarnos a la conversión y retención de clientes, mediante información de novedades, como el cambio de precios o la existencia de posibles ofertas.

Existen plataformas que permiten llevar a cabo este tipo de campañas, como MailChimp, pero podremos recurrir a una agencia profesional para que gestione el marketing online, como Disruptivos, dKambio o Digital Response.

De hecho, muchas agencias de marketing online ofrecen la posibilidad de contratar todos estos servicios que hemos mencionado, por lo que si es un gasto que podemos realizar, podríamos contratar toda la gestión de la promoción online de nuestro albergue.

Promoción offline

La promoción y publicidad tradicional siguen siendo una opción para promover nuestro albergue y podemos hacerlo de diferentes maneras:

  • Promoción de servicios propios dentro de las instalaciones del albergue
  • Colaboración con otros establecimientos de la zona para repartir folletos y difundir los suyos o crear actividades conjuntas
  • Patrocinio de eventos en la zona a cambio de publicidad en diferentes soportes
  • Cartelería a pie de calle, siempre de acuerdo con la normativa municipal correspondiente
  • Anuncios en prensa, radio o televisión local. Reportajes promocionados en revistas de turismo
  • Presencia en las principales guías de albergues

Ideas brillantes para que te inspires

Para destacar nuestro albergue turístico sobre la posible competencia, aparte de una buena relación calidad/precio o que ofrezca servicios que otros establecimientos no, os dejamos una serie de ideas que pueden ayudaros:

  • Haz énfasis en lo que la zona puede ofrecer a tus potenciales clientes, como actividades relacionadas con el entorno natural (que podemos facilitar nosotros o poner en contacto con negocios locales que lo lleven a cabo), gastronomía, eventos, etc.
  • Disponer de servicios como conexión WiFi de calidad
  • Ofrecer actividades de ocio enfocadas a los niños
  • Admitir mascotas
  • Tarifas especiales para grupos
  • La posibilidad de cerrar el albergue para el uso de un solo grupo de tamaño grande

Cerramos aquí nuestra guía de cómo montar un albergue turístico. Esperamos que os haya sido de utilidad. Si estáis pensando en embarcaros en esta aventura, en el buscador de Asesorias.com podréis encontrar las mejores asesorías y gestorías por provincias.