Cómo montar una ferretería

Si hay un tipo de negocio que no hemos visto enteramente desaparecer como una especie en extinción de nuestros barrios, ese es la ferretería. Todavía podemos verlas en las calles de cualquier ciudad y, aunque exigen una inversión inicial notable, lo cierto es que bien llevada, a largo plazo puede resultar un negocio rentable y atractivo, sobre todo si nos ubicamos en zonas donde escaseen o no tengan presencia. En esta guía os vamos a contar paso a paso cómo montar una ferretería.

Pasos previos para montar una ferretería

Los pasos previos que deberemos dar antes de montar la ferretería es saber a qué tipo de clientes vamos a atender y qué tipo de productos ofrecer.

La mayoría tenemos en mente locales abarrotados de estantes llenos de diferentes objetos destinados al bricolaje, la fontanería, las pequeñas obras, la electricidad… Lo cierto es que no es raro asociar ferretería con tienda para todo. Pero si queremos marcar la diferencia y sobre todo no acabar teniendo un bazar, deberemos elegir si vamos a orientarnos a dar servicio a particulares, a profesionales o a ambos.

Para determinar qué vender y a quién vender, primero tendremos que realizar nuestro plan de negocio.

Elaborar plan de negocio

La elaboración del plan de negocio nos permitirá estudiar la situación del mercado y la competencia a la que tendremos que hacer frente. También nos ayudará a orientar el tipo de negocio a y a elegir los productos que vamos a vender en él. Si nos ubicamos en una zona urbana en la que no haya muchas más ferreterías, tendremos asegurada cierta clientela, esencialmente particulares que acudirán a nuestro establecimiento bien cuando necesiten algo (bombillas que cambiar, juntas de grifería, tornillos, herramientas) bien cuando vayan a realizar alguna “obra” pequeña en su casa y necesiten no solo materiales, sino consejo de nuestra parte. También podremos recibir la visita de profesionales que estén trabajando en la zona y necesiten algo específico.

Por el contrario, si nos ubicamos en una zona más industrial, quizás podamos abrir una ferretería dedicada a la venta a profesionales (desde cerrajerías de aluminio, pasando por ebanisterías a empresas de reformas). Este tipo de clientela necesitará menos de nuestro consejo, pero sí de nuestro conocimiento en materiales y sus calidades.

Estudiar la competencia, como hemos dicho también es importante en esta fase; los principales competidores que deberemos tener en cuenta a la hora de montar la ferretería serán: grandes superficies comerciales, tiendas de autoservicio centradas en bricolaje y ferreterías de barrio. Dependiendo de la ubicación que escojamos, tendremos una serie de ventajas y desventajas sobre cada una de ellas. Habrá que estudiarlas detenidamente para tomar nuestras decisiones.

Con el informe del plan de negocio y el estudio de mercado, ya podremos elaborar un análisis DAFO para determinar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de nuestra futura ferrería.

El DAFO dará paso al Plan de Viabilidad, con el que podremos determinar la rentabilidad de la ferretería y la inversión inicial que tendremos que desembolsar para montar la misma. Una ferretería bien llevada, que consiga un flujo de clientes decente desde su apertura, puede resultar medianamente rentable desde su primer año, pero lo normal es que los beneficios empiecen a llegar más adelante, una vez tengamos una base sólida de clientes habituales y hayamos amortizado la inversión inicial.

A modo orientativo (y recalcando que estos costes pueden variar dependiendo de diferentes factores), esto es lo que nos puede costar montar una ferretería:

  • Alquiler del o local (2 meses de fianza): 2.500 euros
  • Obras de adecuación: 25.000 euros
  • Mobiliario: 12.000 euros
  • Material informático: 2.000 euros
  • Existencias iniciales de producto: 20.000 euros

En total 61.500 euros.

Aparte de montar nuestra ferretería desde cero, existe la opción de asociarse con una franquicia, lo que puede abaratar los costes iniciales y facilitarnos el acceso a proveedores, promoción y a tener ya una imagen corporativa con la que identificarnos (como ejemplo tenemos Cadena88).

Franquicias de ferreterías

Si comenzar un negocio de ferretería desde cero se nos hace muy costoso y complicado, siempre tenemos la posibilidad de asociarnos con una franquicia. Lo bueno de las franquicias es que ya cuentan con una marca establecida y reconocible por los posibles clientes, además cuentan con proveedores propios, lo que nos ahorrará tener que buscar los nuestros, el acceso a canales de promoción y publicidad y posiblemente, la ayuda de expertos para aconsejarnos en el desarrollo de nuestra ferretería.

Estas son algunas de las franquicias de ferretería que podemos encontrar:

Los costes dependerán de la franquicia que escojamos, pero deberemos contar también con el precio de alquiler o compra del local en el que queramos abrir la ferretería, ya que generalmente el local deberemos ponerlo nosotros. A eso hay que sumarle los gastos en salario de empleados si vamos a contratar alguno y la inversión en existencias iniciales que deberemos hacer antes de abrir; aquí, el hecho de estar franquiciados puede abaratar en algo los precios de los proveedores a través de acuerdos que tengan con la franquicia.

Elegir forma jurídica

Con todo estudiado y nuestro negocio listo para comenzar su andadura, es el momento de elegir la forma jurídica. Optar por una sociedad limitada o por una sociedad anónima determinará los trámites que deberemos realizar para constituir la empresa, las obligaciones fiscales, contables y laborales que deberemos cumplir como empresarios, así como la cantidad de capital social necesario para constituirla. Otra opción sería gestionar la ferretería como autónomos si no tenemos pensado contratar trabajadores o solo tenemos intención de contratar a una o dos personas para que nos ayuden con la tienda.

Diseño de branding para nuestra ferretería

Hemos constituido la empresa, que puede compartir nombre o no con nuestra ferretería, así que ahora toca diseñar lo que se conoce como branding o imagen de marca. Aquí crearemos una de las señas de identidad más importante de la ferretería, con la que se nos asociará como negocio y a la que, además, podremos vincular nuestros valores y la calidad de nuestro servicio y empleados (si los tenemos).

Nombre

La elección del nombre puede resultar lo más complejo de todo. A veces puede ser difícil dar con un nombre original o que no esté ya en uso. Ahí van unos consejos:

  • Procurar que sea original y no crear un nombre que pueda recordar a tiendas similares del entorno (ni siquiera tienen que estar cerca, pero cuanto más nos diferenciamos mejor)
  • Que sea fácil de recordar
  • Podemos jugar con las palabras de los productos que vendemos en la ferretería para dar con una forma que nos convenza
  • Si tenemos intención de crear una página web, comprobar que el dominio está disponible
  • Consultar con amigos, familiares y socios

Si no das con tu nombre, siempre puedes recurrir a Vibranding o Baud, dos agencia de naming.

Logotipo

Diseñar el logotipo puede es tan importante como crear el nombre, y de hecho es algo que quizás deba ir de la mano para que se interrelacionen entre sí. Así que a no ser que tengamos unos notables conocimientos de diseño e ilustración, lo mejor es dejarlo en manos de profesionales para obtener un resultado de calidad, quienes, con la ayuda de los datos y descripción que les facilitemos, podrán crear un logo que se acerque completamente a la imagen que podamos tener en nuestra mente al respecto.

Pero si al final os decantáis por hacer vuestro propio logo, en Internet tenéis algunas plataformas gratuitas para ello, como Hatchful, GraphicSprings o LogoMaker.

Identidad corporativa

Tenemos nombre y logo (que aparecerán en nuestras facturas, cartelería, tickets, albaranes, uniformes, etc.), dos aspectos que formarán parte de nuestra identidad corporativa, pero no serán lo único. Y es que la imagen también se construye en el día a día con el trato que dispensemos a nuestros clientes, la calidad de los productos que vendamos y su relación calidad-precio.

Es evidente que si somos una tienda de barrio, el trato con nuestros clientes debe ser exquisito, así que tener conocimientos sobre lo que vendemos y lo que se hace con ello es importante para poder ofrecer un servicio de calidad. Muchos particulares acudirán a nosotros para solicitarnos consejo a la hora de arreglar algo en sus casas, así saber de lo que hablamos o tener a alguien que sepa de lo que habla será fundamental.

CONSEJO DE ASESORIAS.COM

“Elegir el tipo de cliente al que vamos a vender determinará no solo los productos que vamos a poner a la venta, sino también la zona dónde ubicar nuestro local. Así que ¿particulares o profesionales?”

Requisitos para montar una ferretería

Como ya hemos visto en otros tipos de negocio de características similares, para abrir una ferretería en una zona urbana, vamos a necesitar licencia del ayuntamiento de la localidad en la que tengamos pensado abrirla. Así que acudiremos al ayuntamiento en cuestión para averiguar todos los requisitos que nos puedan pedir. Además, allí podremos averiguar también si el local que hemos elegido tiene licencia comercial y solicitar una licencia de obras si vamos a necesitar reacondicionarlo antes de la apertura.

Pero antes de abrir las puertas de nuestra ferretería, es indispensable y fundamental tener la empresa dada de alta en los Registros correspondientes.

Trámites legales

Los trámites legales para montar una ferretería dependerán de la forma jurídica que hayamos elegido adoptar, pero como la forma más habitual en nuestro país para negocios pequeños suele ser la sociedad limitada, será la que utilizaremos para esta guía.

  • Elegir una denominación social que no exista y darla de alta en el Registro Mercantil.
  • Abrir una cuenta a nombre de la empresa en una entidad bancaria en la que depositar el capital social.
  • Redactar los estatutos de la sociedad
  • Acudir a un notario para la firma de la escritura pública de constitución.
  • Obtener el NIF provisional en el Registro Mercantil.
  • Tramitar el alta censal y en el IAE en Hacienda.
  • Alta definitiva en el Registro Mercantil y obtención del NIF permanente.
  • Solicitar la licencia de actividad y permiso de obras.

Todos estos puntos podéis leerlos de una manera más extensa en la guía sobre cómo crear una Sociedad Limitada.

Equipamiento e instalaciones necesarias en una ferretería

Elegir el local y el mobiliario es el siguiente paso de nuestra guía sobre cómo montar una ferretería. Ambos aspectos son importantes y el segundo vendrá determinado por el tamaño del primero.

Instalaciones:

Si nos hemos decantado por una zona urbana, lo deseable será un local bien ubicado en una zona comercial y concurrida, visible y con acceso fácil. Y que no sea pequeño, porque vamos a necesitar espacio para atender a los clientes y para almacenar productos. El mínimo ideal serían 150 metros cuadrados.

Si hemos optado por colocarnos en una zona industrial para atender a profesionales, nuestro local debería estar en una zona bien comunicada, preferiblemente visible desde la carretera de acceso o desde las que pasen cerca.

En ambos casos, deberemos tener en cuenta que habrá que destinar una parte del local a almacenaje de los productos que venderemos en la ferretería. El tamaño mínimo para almacén sería de unos 60 metros cuadrados.

Mobiliario:

  • Rótulos
  • Estanterías
  • Mostrador
  • Equipos informáticos
  • Material de oficina
  • Vitrinas
  • Cartelería

¡No esperes más!

Encuentra ya un buen asesor cerca de ti.

Cómo administrar y gestionar la ferretería

Tenemos nombre, forma jurídica, local y las licencias necesarias para abrir, así que ponemos en marcha nuestra ferretería y llega una de las obligaciones ineludibles para cualquier tipo de negocio, el papeleo que debemos llevar para estar dentro de la legalidad vigente.

Obligaciones fiscales y contables

Obligaciones fiscales

Las obligaciones tributarias pueden variar en función del tipo de empresa, podéis encontrar toda la información sobre fiscalidad en nuestras guías.

  • Impuesto de Sociedades, modelo 200 y 202
  • Declaraciones de IVA
  • Retenciones a cuenta del IRPF de los trabajadores si tenemos, modelos 111 y 190
  • Retenciones a cuenta del IRPF inmueble, modelos 115 y 180
  • Impuesto de Actividades Económicas (IAE)
  • IBI
  • Declaraciones de operaciones a terceros

Obligaciones contables:

  • Libro de inventarios y cuentas anuales
  • Libro diario
  • Los libros de IVA que se deben llevar en el caso de ser sujeto pasivo del IVA:
  • Libro de registro de facturas emitidas
  • Libro de registro de facturas recibidas
  • Libros de registro de bienes de inversión

Formación necesaria para ejercer

Ya lo comentamos un poco más arriba, pero los trabajadores de una ferretería deberían tener conocimientos suficientes para poder asesorar a los clientes de la misma. Si nosotros carecemos de esos conocimientos, lo mejor será contratar a alguien que sí los tenga para poder ofrecer un mejor servicio a los clientes.

Evidentemente, será mucho mejor para el negocio si las personas que atienden a los clientes tienen conocimientos sobre todo aquello que se vende en la tienda y pueden ayudar a orientarles, tanto a la hora de encontrar lo que están buscando como a ofrecerles consejo para su colocación, uso o funcionamiento.

Seguridad y Prevención de Riesgos Laborales

Las ferreterías, como cualquier otro negocio, también deben de contar con un adecuado Plan de Prevención de Riesgos Laborales, cuya elaboración y gestión va a depender del número de trabajadores que tengamos a nuestro cargo.

Así, para empresas con menos de 6 trabajadores, nosotros mismos podremos realizar la evaluación de riesgos y la elaboración del plan de prevención. Para las empresas con más de 6 trabajadores, deberemos contratar un servicio de externo para que se ocupen de realizar las visitas, la evaluación de los riesgos y la elaboración del consecuente plan de prevención que deberemos implementar en el centro de trabajo.

Al tratarse de una ferretería, deberemos tener en cuenta los riesgos más comunes en las mismas:

  • Caídas al mismo nivel
  • Caídas a diferente nivel
  • Caídas de objetos por su manipulación
  • Golpes y cortes por objetos o herramientas
  • Sobreesfuerzos
  • Manipulación de productos químicos
  • Riesgo de atraco

Protección de Datos

Con la entrada en vigor del RGPD, llevar una gestión de la protección de datos es algo esencial y obligatorio para las empresas. En una ferretería manejaremos datos sensibles tanto de clientes como de proveedores, cuya protección debe gestionarse teniendo en cuenta las siguientes obligaciones:

  • Identificar a los responsables del tratamiento. O lo que es lo mismo, la propia empresa, sus representantes o encargados del tratamiento.
  • Registrar todas las actividades de tratamiento en diferentes ficheros, según la procedencia de los datos.
  • Informar acerca de la finalidad de la recogida de los datos personales y sobre el tiempo que van a permanecer en los ficheros.
  • Advertir si los datos se van a ceder a terceros.
  • Obtener consentimiento expreso. Solo se pueden tratar datos de otros si ter han dado previamente su consentimiento, que además ahora ha de ser explícito.
  • Firmar acuerdos de confidencialidad con clientes o proveedores para evitar que traspasan información sensible de la empresa o de sus miembros.
  • Incluir en la página web apartados diferenciados y visibles para la política de privacidad, cookies y aviso legal.
  • Comunicar al interesado los canales por los que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

Cómo impulsar y promocionar tu ferretería

Ya sabemos cómo abrir, gestionar y llevar el día a día de nuestro negocio. Ahora veamos cómo promocionar nuestra ferretería para lograr atraer a un mayor número de clientes y lograr que nuestra facturación sea la deseada o la exceda más allá de cubrir los costes del día a día. Para ello podremos hacer uso de diferentes técnicas de marketing online y offline, así como tener presencia en Internet para poder llegar a más gente.

Transformación digital

A día de hoy son pocos los negocios que no tienen presencia en la Red; ya sea una página web, un blog o una cuenta en alguna red social, lo cierto es que contar con presencia digital puede darnos acceso a un mayor número de potenciales clientes. Para una ferretería que, en el caso de estar en una zona urbana, no deja de ser un negocio de proximidad, tener presencia en Internet puede resultar provechoso, por ejemplo, para vender algunos (o todos) sus productos a través de una tienda online.

Página web

La página web nos puede servir de carta de presentación a nuestros potenciales clientes. En ella podemos mostrar una selección de nuestros productos y la calidad de nuestros proveedores, así como usarla para ventas online, como comentábamos hace un momento. También podemos usarla para realizar diferentes promociones con las que atraer a más gente a la tienda. En cualquier caso, entre el contenido debería figurar:

  • Quiénes somos
  • Dónde estamos
  • Servicios
  • Tarifas
  • Contacto

Estos contenidos se pueden ampliar con otros apartados para enriquecer la página y que estén relacionados con nuestra actividad y nuestros valores.

  • Galería de imágenes o vídeos (quizás podemos ofrecer tutoriales en vídeo para arreglar pequeñas averías en casa)
  • Responsabilidad social corporativa
  • Tienda

Si nuestros conocimientos son limitados a la hora de crear una página web, siempre podremos acudir a una agencia o profesional que se ocupe del diseño web.

Redes Sociales

Ya hemos dicho que las redes sociales también son otra forma de tener presencia en la Red. Abrir una cuenta en Facebook, Twitter o Instagram nos podrá facilitar llegar a más personas de una manera más barata. Además, podremos aprovechar las características de estas plataformas para tener un contacto más directo con nuestros clientes, solucionarles dudas, asesorarles o remitirles a una sección de tutoriales en vídeo (si contamos con ella).

SEO

Tenemos nuestra web o nuestras cuentas en redes sociales, y además somos muy activos en ellas, pero nuestra posición en buscadores no es muy notoria y actualmente, aparecer en las primeras posiciones de un buscador es fundamental para que la gente entre en nuestros sitios online. Aquí entra en juego el SEO y sus diferentes técnicas para posicionar en buscadores.

Para aparecer en las primeras posiciones de los motores de búsqueda, tendremos que optimizar el SEO de nuestro sitio web y de todo lo relacionado con nuestra ferretería en la Red. Lo mejor en este caso, a no ser que seáis un experto en ello, es contar con una agencia SEO que nos ayude en ello. En España tenéis Neoattack, Elogia o Webpositer.

Relacionado con el SEO tenemos la publicidad en buscadores; a través de campañas basadas en keywords, podremos aumentar la visibilidad online de nuestra ferretería y las acciones que llevamos a cabo mediante anuncios destacados en los buscadores. De nuevo, para ello, si no tenemos conocimientos sobre el tema, podemos contratar a una agencia de publicidad como Innova Publicidad u Optimizaclick.

Promoción offline

Pero ya que hemos estado hablando de un negocio de corte más tradicional, utilizar técnicas de marketing offline podrá ayudarnos a promover nuestro negocio entre los clientes del entorno. Así que, aparte del boca a boca positivo que nos puede granjear un buen servicio y atención al cliente, podemos recurrir a:

  • Promociones especiales de artículos
  • Repartir folletos y catálogos mediante buzoneo
  • Patrocinio de eventos
  • Descuentos para clientes habituales
  • Anuncios en prensa, radio y televisión

Ideas brillantes para que te inspires

Aunque una ferretería nos suene a negocio tradicional de toda la vida, es un tipo de tienda al que le podemos sacar mucho partido si le damos una imagen moderna y lo acompañamos con un buen servicio de atención al cliente. Así contar con empleados con conocimientos específicos para ayudar a los compradores es sin duda una gran baza a la que sacar partido.

La venta online de productos puede ser otra posibilidad con la que abrirnos mercado y conseguir clientes, sobre todo si estamos dispuestos y tenemos la posibilidad de enviar los productos vía mensajería o contar con un servicio de reparto propio. En ese sentido, contar con una sección de ayuda/asesoría/tutoriales en la página web también puede beneficiarnos y distinguirnos de la competencia.

Una última idea que os ofrecemos es la posibilidad de asociaros con profesionales, como reformistas, con los que tener acuerdos para proveerles no solo con suministros, sino también con posibles clientes que vayan a realizar algún tipo de obra. Esto puede revertir en tener un cliente fijo y seguro, que siempre os compre los materiales o las herramientas que necesite y que tengáis a la venta en vuestra ferretería.

Si al final decides abrir una ferretería, tanto en una ciudad como en polígono industrial, te recomendamos que recurras a un buen asesor para que te ayude con cualquier tipo de duda que te pueda surgir para la gestión de tu negocio.