En esta guía os vamos a explicar cómo funciona y cuándo se aplica la retención mínima de IRPF (Impuesto sobre la Renta de la Personas físicas), veremos sus diferentes tramos y cómo calcular las retenciones de este impuesto que grava nuestro salario.

[/vc_column_text]

Retención mínima de IRPF

En nuestra guía Conociendo el IRPF ya os hablamos de esta impuesto que deben tributar todas las personas que residen en España y que hayan tenido ingresos durante el año natural. En nuestra nómina podemos ver que sobre el sueldo bruto se realiza una retención; la retención a aplicar depende de los ingresos y de otros factores, como la duración del contrato, la situación familiar o si sufrimos de algún tipo de discapacidad.

En base a esos criterios, se aplica un tipo de retención u otra o incluso no se llega a aplicar ninguna retención de no llegar al mínimo estipulado. Además, cómo vamos a ver a continuación, existe una retención mínima de IRPF para determinados tipos de contratos y situaciones.

Es la Agencia Tributaria quien establece la forma en la que deben calcularse las retenciones en la nómina de los trabajadores, pero corresponde a las empresas hacer esos cálculos y asegurarse de que son correctos para aplicar la retención mínima sobre la nómina. El trabajador también podrá solicitar que se le aumente el porcentaje de retención para así evitar que la declaración de la renta le salga a devolver.

[/vc_column][/vc_row]

▷ ¿Cuál es la retención mínima de IRPF que me pueden aplicar?

La retención mínima que nos pueden aplicar en la nómina es del  2% y nunca podrán retenernos cantidades por debajo de esa cantidad. Además, hay que tener en cuenta que esta retención mínima solo se limita a contratos temporales, los de duración inferior a un año, contratos en prácticas y convenios con becarios.

Para evitar sustos con Hacienda, si durante un año hemos tenido más de un pagador, es decir, hemos trabajado para más de una empresa, lo mejor que podemos hacer es pedir a la empresa que nos suba las retenciones de cara a nuestra próxima declaración de la renta, cierto es que puede que estemos adelantando dinero de más a Hacienda, pero es muy probable que la declaración de esta manera nos salga a devolver (os recomendamos aquí contar con la ayuda de un buen asesor financiero para que os solucione cualquier duda con respecto al IRPF y la declaración de la renta).

Si quieres saber más consulta nuestro artículo sobre retenciones del IRPF en 2020.

Así funcionan las retenciones de IRPF

Serán los tramos del IRPF los que usemos para calcular el IRPF y estos se aplican de forma progresiva, es decir cada tramo se irá sumando sobre el otro, de manera que no funcionan de manera estanca; así, por ejemplo, una persona que gana 60.000 euros no pagará el tipo más alto de la tabla de IRPF, sino que irá sumando los porcentajes correspondientes de cada tramo.

Además, aunque la retención de la nómina es la más conocida, no es la única que aplica la Agencia Tributaria, ya que existen otras que se aplicarán sobre nuestros ahorros o nuestros ingresos si somos artistas, autores o freelance. Veamos algunas de ellas:

  • Retención del 19% sobre tus ahorros.
  • Retención del 15% sobre rendimientos de actividades económicas (con excepción para los nuevos autónomos, que durante los tres primeros años de actividad podrán aplicar un 7%).
  • Retención del 35% para consejeros y administradores de empresas cuya facturación supere los 100.000 euros, siendo del 15% si no los sobrepasan.
  • Retención del 15% para la elaboración de obras literarias, científicas o artísticas.

¡No esperes más!

Encuentra ya un buen asesor cerca de ti.

▷ Cómo calcular las retenciones de IRPF

Como ya hemos dicho, los tramos son importantes para decidir cuántos impuestos pagas en la renta, pero no son la única variable a tener en cuenta, y es que para calcular las retenciones de IRPF Hacienda utilizar otros datos aparte de nuestro salario bruto. Esa información la recogen a través del Modelo 145 de retenciones, que a principios de cada año nos pide la empresa.

Entre esos datos figuran:

  • Sueldo bruto anual
  • Seguridad social a cargo del trabajador
  • Datos de identificación
  • Situación laboral y tipo de contrato
  • Situación personal (soltero, con o sin hijos a cargo, casado con un cónyuge que cobre menos de 1.500 euros al año, etc.)
  • Si tienes ascendientes mayores de 65 años o descendientes a cargo
  • Grado de discapacidad
  • Familiares discapacitados a su cargo
  • Pensiones compensatorias en favor de los hijos o el cónyuge
  • Pago por adquisición de vivienda habitual con financiación ajena

Estos datos le sirven a la Agencia Tributaria para calcular cuánto te tienen que retener cada mes en la nómina utilizando los tramos de IRPF y teniendo en cuenta las diferentes reducciones en función de nuestra situación laboral.

Mínimos que no deberán someterse a retención

Existen unos sueldos brutos mínimos que no deberán someterse a retención, os recogemos dichas cantidades en esta tabla:

Número de hijos y otros descendientes
Situación del contribuyente 0 1 2
Soltero, viudo, divorciado o separado legalmente 14.266 € 15.803 €
Con cónyuge que no supera rentas de 1.500 euros anuales, excluidas las exentas 13.696 € 14.985 € 17.138 €
Otra situaciones 12.000 € 12.607 € 13.275 €

▷ Tramos del IRPF para 2019

Como comentamos más arriba, el IRPF es un impuesto progresivo que se calcula sobre la base impositiva, es decir, los ingresos en bruto que hayamos obtenido durante el último año, dependiendo de estos ingresos, se aplicará un determinado tipo impositivo, que, como ya dijimos, calcula la empresa en base a los criterios suministrados por Hacienda. El porcentaje nunca podrá ser inferior al 2%.

Tabla de retenciones

BASE IMPONIBLE RETENCIÓN
0 € 12.450 € 19%
12.450 € 20.200 € 24 %
20.200 € 35.200 € 30 %
35.200 € 60.000 € 37%
Más de 60.000 € 45 %

 

En la página web de la Agencia Tributaria encontraréis un programa de ayuda para saber cuál es el tipo de retención que vuestra empresa debe aplicaros en la nómina en función de vuestro salario bruto anual y la situación personal. Es un cálculo orientativo que os servirá para comprobar la retención de IRPF que os está haciendo la empresa en la nómina.

Ejemplo de cómo aplicar los tramos del IRPF

Para el caso de un trabajador cuyo rendimiento del trabajo (es decir, lo que gana bruto al año) es de 21.000 euros su pago del IRPF quedaría así:

Base imponible 21.000 euros
Tramo A pagar
1º tramo: paga el 19% de 12.450 € 2.365,50 €
2º tramo: paga el 24% de 7.750 € (la diferencia entre el 1º y 2º tramo) 1.860,00 €
3º tramo: para la diferencia entre sus ingresos, 21.000 €, y el límite del tramo, 20.200 € 240,00 €
Total a pagar (sin tener en cuenta otros datos fiscales y personales) 4.465,50 €

EN RESUMEN:

“La retención mínima del IRPF que se puede aplicar a una nómina es del 2%, siempre y cuando se trate de un trabajo temporal, de duración menor de un año, un contrato en prácticas o por convenio con becarios”

▷ Ejemplo de retención en nómina del IRPF

A continuación vamos a ver un ejemplo de cómo se aplica la retención del IRPF en la nómina de un trabajador cuyos salario bruto anual sea de 24.000 euros y su contrato laboral sea general (recordamos que los únicos contratos que permiten aplicar una retención mínima del 2% son los contratos de duración inferior a un año, contratos temporales, en prácticas o convenios con becarios y en los que además siempre se tenderá a aplicar un porcentaje mayor de retención, como podéis comprobar en el programa de la Agencia Estatal cuyo enlace os dejamos más arriba).

En nuestro ejemplo, son 12 pagas, el trabajador es soltero y sin cargas familiares y tiene una edad de 30 años, sin discapacidad y con categoría laboral de Oficial Administrativo.

Sueldo bruto anual 24.000 €
Retenciones por IRPF 3.252,00 €
Cuotas a la Seguridad Social 1.524,00 €
Sueldo neto anual 19.224, 00 €
Tipo de retención sobre la nómina 13,55%
Sueldo neto mensual (12 pagas) 1.602,00 €

 

En este ejemplo vemos que el porcentaje de retención aplicable sobre la nómina del trabajador, atendiendo a las circunstancias personales que hemos consignado, es de 13,55%, lo que se traduce en 3.252 euros que se tributan a Hacienda del sueldo bruto anual de 24.000 €.

Si solo aplicásemos el mínimo del 2% en el supuesto de que el contrato fuese menos a un año o temporal, la retención aplicada sería de 480 €. Pero como ya dijimos más arriba, hay que tener cuidado con este porcentaje si terminamos teniendo más de un pagador durante el año natural.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL irpf