Tener contratado un seguro de salud conlleva una serie de ventajas fiscales, tanto para trabajadores autónomos como para empresas, que permitirá a los asegurados ahorrar en la declaración de la Renta o el Impuesto sobre Sociedades. En esta entrada vamos a qué efectos puede tener el seguro médico en el IRPF tanto para trabajadores autónomos como por cuenta ajena.

¿Puedo desgravar el pago de las primas de un seguro médico privado?

Sí, el seguro médico privado desgrava en el IRPF de los trabajadores autónomos, es decir, que los gastos del seguro médico son deducibles de cara a la Declaración de la Renta, tanto para el propio trabajador como para su cónyuge e hijos menores de 25 años.

¿Y qué ocurre con los trabajadores por cuenta ajena cuya empresa tenga suscrito un seguro médico privado? En este caso, el seguro médico queda exento en el IRPF, es decir, que no hay que tributar por él, al menos siempre que no supere la cantidad límite que veremos más adelante.

Requisitos para que el seguro médico sea gasto deducible en el IRPF

Para poder efectuar la deducción del seguro médico en el IRPF hay que tener en cuenta los siguientes requisitos:

  • Ser trabajador autónomo y estar acogido al régimen de estimación directa.
  • Límite máximo a deducir 4.500 euros.

La tributación del seguro de salud

En el caso de los trabajadores autónomos, la deducción del seguro médico aplicable se corresponde a la prima del seguro, la del cónyuge e hijos menores de 25 años que convivan con el trabajador y que no perciban ingresos por un importe superior al establecido en la Ley. El límite máximo para esta prima es de 500 € por cada uno de los miembros de la familiar (que asciende a 1.500 euros si alguno de los miembros tiene reconocida una discapacidad. Tal y como queda recogido en el artículo 30.2.5ª de la Ley del IRPF (que es la que declara como deducibles las primas satisfechas por el contribuyente en la parte correspondiente a su propia cobertura).

Además, es recomendable de cara a posibles inspecciones conservar la póliza del seguro durante los plazos legales establecidos, guardar siempre la documentación que justifica la prima satisfecha por cada asegurado (puede bastar el recibo bancario) y dejar clara qué cuantía se imputa a casa asegurado.

En el caso de los trabajadores por cuenta ajena podrán beneficiarse de la exención en el IRPF del seguro médico siempre que esté suscrito por la empresa, ya que no tendrá consideración de retribución en especie hasta un límite de 500 euros, estas primas, además deben extenderse al cónyuge y los hijos menores de 25 años que convivan con el trabajador. Si la prima excede de los 500 euros, la cuantía que exceda sí tendrá que tributar como rendimiento en especie. Así queda recogido en las condiciones del artículo 42.2.c) de la Ley del IRPF.

¿Cómo actúa la deducción sobre la renta de un autónomo contar con un seguro de salud?

La deducción del seguro médico actúa como una reducción en la base imponible del autónomo, es decir, las primas del seguro satisfechas por el contribuyente en la parte de la cobertura restarán del dinero que ha ganado a efectos de IRPF, de la misma forma en la que lo hacen los mínimos familiares y personales. Lo vemos con un ejemplo:

Si el autónomo ha percibido 20.000 euros por su actividad económica y tiene contratado un seguro médico para él, su mujer y dos hijos menores de 25 años, se puede deducir 2.000 euros en la base imponible, es decir, que el tipo impositivo que se aplicará en la tabla del IRPF será el correspondiente a 18.000 euros.

Beneficios fiscales de contratar un seguro de salud para una empresa

El principal beneficio fiscal de contratar un seguro de salud para los empleados de una empresa es que el empresario podrá deducirse el 100% del gasto abonado por la empresa en los seguros médicos como gasto social en el Impuesto sobre Sociedades, de manera que se restará de los beneficios obtenidos por la empresa.

Pero además, el seguro médico es una forma de las llamadas retribuciones flexibles, que sustituyen una parte de la retribución dineraria por productos y servicios, que normalmente viene acompañadas de ventajas fiscales como las que hemos visto. En estos casos, la prima la abona el empleado a través de esa reducción en la retribución bruta que hemos comentado (es decir, la prima se resta en la nómina del trabajador) y queda exenta en el IRPF, como ya comentamos más arriba.

Esperamos que esta entrada sobre la deducción en el IRPF del seguro médico os haya servido para aclarar las dudas que pudierais tener sobre los beneficios fiscales de contratar uno de estos seguros privados.