Te has preguntado alguna vez en qué se diferencia una asesoría de una consultoría. Suenan parecido y muchas veces se usan como sinónimos, pero no lo son; un asesor podrá aconsejarnos en diferentes materias sobre el desarrollo de nuestra empresa, mientras que una consultoría nos proporcionará unos servicios concretos de una manera mucho más amplia y en momentos puntuales, cuando necesitemos de esos servicios.

La asesoría y la consultoría son dos servicios externos a los que suelen recurrir las empresas o los profesionales autónomos para revolver problemas, buscar consejo o para que les ayuden en el desarrollo de su negocio. A priori, mucha gente utiliza ambos términos como sinónimos, pero lo cierto es que asesoría y consultoría ofrecen servicios que, si bien, pueden sonar parecidos, tienen sutiles diferencias, y además, son diferentes profesiones.

La asesoría cuenta con expertos en un área pare decidir la mejor alternativa sobre un asunto legal, fiscal, contable o laboral para nuestra empresa o negocio, mientras que la consultoría resuelve el problema o problemas puntuales que hayan surgido en la empresa a través de la ejecución de varias actividades. Se puede decir que mientras la relación de la asesoría con la empresa es más larga en el tiempo, la de la consultoría se produce de una forma más puntual, cuando surge un problema que necesita una solución efectiva.

Buscas consejo sobre determinados temas: asesoría

Una asesoría ofrece, como su nombre indica, como su nombre indica, asesoramiento en materia fiscal, mercantil, contable, jurídica o legal y laboral. El asesor no necesita una titulación específica ni estar colegiado, se vale de su experiencia y conocimientos en leyes y normativa vigente, para aconsejar a las empresas o los autónomos y ayudarles a lidiar con los retos constantes que supone llevar un negocio. A través de su guía, se espera poder mejorar el estado del negocio, atajar posibles problemas antes de que surjan o encontrar recursos y servicios que nos resulten de utilidad.

Y aunque hay asesores que pueden ofrecer los servicios de presentar impuestos por su cliente, contestar requerimientos y, en general, tareas que caen dentro de las actividades que sí puede desempeñar un gestor administrativo, el asesor no debería llevarlas a cabo. Su principal función debe ser el servicio de asesoramiento a la medida de empresas o autónomos, como por ejemplo, un asesor fiscal que nos indica cómo conseguir el mayor ahorro de impuestos posibles dentro de la legalidad, mientras que el gestor fiscal es a quien contratamos para que presente los modelos de impuestos ante la Administración Tributaria (además, a un gestor administrativo sí se le exige titulación y estar colegiado).

Buscas solucionar un problema determinado: consultoría

En cuanto a la consultoría, las empresas y autónomos recurrirán a ellas cuando necesiten solucionar un problema en concreto que ha surgido dentro del negocio. Y es que los consultores suelen considerarse “solucionadores de problemas”.

Cuando acudimos a una consultoría, lo hacemos porque necesitamos solucionar un problema o situación dentro de nuestra empresa y para ello, la consultoría realizará antes un análisis previo y en profundidad del problema, para poder después resolverlo mediante la aplicación de varias acciones que lleven a su efectiva resolución. Después de lo cual, la relación entre la consultoría y la empresa o autónomo habrá finalizado.

Las consultorías también proporcionan servicios y ayudan a las empresas y autónomos a implantar sistemas de organización, actualmente con un alto componente tecnológico.

Visto lo anterior, podríamos decir que el asesor es como un estratega que nos ayuda a desarrollar de una manera más eficiente nuestro negocio, siempre dentro de la legalidad vigente. Mientras que el consultor es más como un ejecutor, alguien que analiza el problema por el que le hemos contratado, y que lo soluciona de manera efectiva.

En resumen podemos decir que contratar los servicios de una asesoría o una consultoría para nuestro negocio dependerá de las necesidades concretas que tengamos; ¿necesitamos hacer crecer nuestro negocio y no tenemos muy claro cómo lograrlo? Contrataremos a un asesor. ¿Ha surgido un problema en nuestra empresa cuya solución no conseguimos averiguar? Contrataremos a un consultor.

En Asesorias.com podréis buscar el asesor que más os convenga según las necesidades de vuestro negocio.

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like