Los agentes sociales y el Gobierno ya han tenido una primera reunión en torno a la posible subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en 2021. De este primer encuentro solo ha quedado clara la intención del Ministerio de Trabajo y Economía Social de no congelar el SMI el próximo año, algo en lo que coinciden con los sindicatos, pero chocan con la patronal y una parte del Ejecutivo socialista.

Por ese motivo, Trabajo ha convocado a los agentes sociales a una nueva reunión el próximo lunes 21 de diciembre, para la que Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Empleo y Economía Social, ha pedido a las organizaciones empresariales que acudan con una nueva propuesta que no contemple la congelación del SMI y sea posible llegar a un acuerdo de una subida «equilibrada».

Mientras Trabajo asegura que no congelará el SMI en 2021, parte del Ejecutivo perteneciente al PSOE preferiría dejar el salario mínimo en los 950 euros actuales, hasta que la situación económica mejore

La posición del Ministerio de Trabajo

En declaraciones hechas la semana pasada, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, dijo que su intención es llevar a cabo una subida del SMI para 2021, aunque no dio una cifra concreta, alegando la necesidad de sentarse a escuchar a todas las partes.

Díaz también dijo que, mientras las pensiones y los salarios de los funcionarios subirán un 0,9% el próximo año, no se entendería que el SMI no siguiese esa misma senda. Además, también recordó que los salarios pactados en los convenios colectivos se revalorizarán entre un 1,5% y un 1,8%, de manera que «no sería comprensible» que el SMI no tuviera también una subida para poder abarcar a los trabajadores fuera de convenio.

Así mismo, la ministra recordó la intención del Gobierno de cumplir con el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores, donde se dice que para determinar la cuantía del SMI se debe tener en cuenta, entre otros indicadores, la inflación (que será del 0,9% para 2021) y el incremento de la productividad (que el Gobierno estima que aumentará entre un 1,5% y un 2,2% en 2021).

También mencionó que otros países europeos, como, Alemania, Francia o Reino Unido ya habrían subido sus salarios mínimos; en concreto un 2,7%, en torno al 1% y un 2% respectivamente.

Esta supuesta subida del SMI «choca» con parte del Ejecutivo

Si bien, como hemos visto, Trabajo ha asegurado a los sindicatos que no tiene intención de congelar el SMI en 2021, esta posición parecería haber chocado con parte del Gobierno, concretamente con algunos miembros del PSOE y con el propio presidente, Pedro Sánchez, que de acuerdo con fuentes de Moncloa, no sería partidario de llevar a cabo una nueva subida del SMI ante la situación actual de crisis por la que pasa el país debida a la pandemia de Covid-19.

Por su parte, María Jesús Montero, portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, habría hecho unas declaraciones llamando a la «prudencia a la hora de abordar las decisiones económicas». Recordado que desde que Sánchez es presidente, el SMI ha subido un 29%, de 735 a 900 euros en 2019 y hasta los 950 en 2020. Y la necesidad de llevar a cabo nuevas medidas en consonancia con la situación económica (tal y como ha ocurrido con la reforma fiscal, que se ha pospuesto hasta una próxima mejoría del panorama económico en España).

Aún así, el Gobierno seguiría manteniendo su compromiso para alcanzar una subida del SMI que lo sitúe en el 60% del salario medio en España para el final de la legislatura, para lo que todavía habría tiempo.

Los sindicatos quieren que el SMI llegue a los 1.000 euros

Los sindicatos, que amenazan con levantarse de la mesa de negociación si se empieza a barajar una congelación del SMI en la próxima reunión, quieren que este llegue a los 1.000 euros a partir del próximo 1 de enero, aunque están abiertos a negociar una subida menor, siempre que no se hable de congelarlo.

La patronal apuesta por la congelación

Por su parte, la patronal insiste en que no es el momento de subir el SMI, puesto que temen que esta medida pueda afectar a sectores especialmente afectados por la crisis derivada del Covid-19, como el comercio y la hostelería y llevar a más empresas o a no poder contratar o tener que despedir algún trabajador o directamente echar el cierre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like