Vivimos tiempos difíciles y encontrar la ayuda adecuada y perfecta es complicado, sin embargo, desde hace días se baraja una posibilidad para ayudar los más perjudicados por los efectos económicos del Covid-19: aprobar una renta básica universal, pero ¿es posible?, ¿cómo funcionaría?

El concepto de una renta básica universal no es nuevo, llevamos varios años oyendo sobre ello y, de hecho, en una de las propuestas en el acuerdo de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos. Sin embargo, en estos días de encierro y el cese prácticamente total de la actividad económica, volvemos a oír más de ella, porque se baraja como una de las medidas que podría tomarse para paliar los efectos que el coronavirus está teniendo en la economía del país en general y de los ciudadanos en particular. Pero, ¿hasta qué punto es viable?

La renta básica universal ha tenido siempre muchos detractores, puesto que por un lado implica mucho dinero a cargo del Estado, y por otro, se dispersan mucho los recursos, puesto que en vez de focalizarlos sobre quienes más los necesitan, la recibiría todo el mundo. Además, se teme que pueda motivar que la gente opte por dejar de trabajar o buscar trabajo, si está cobrando por no hacer nada.

Sin embargo, la pandemia de Covid-19 ha traído una situación excepcional e inesperada y no se puede negar que mucha gente se verá afectada en mayor o menor medida por consecuencias económicamente negativas; mucha gente perderá su empleo, muchos trabajadores temporales no renovarán sus contratos, los autónomos o las empleadas del hogar quedarán muy desprotegidos ante la pérdida del empleo.

Y aunque en el Estado español existen medidas de protección y asistencia, como las prestaciones por desempleo, prestaciones por cese de actividad o subsidios por desempleo, lo cierto es que tienden a ser lentas, complejas en su activación y burocráticas. Por ello una renta básica universal podría ser una solución más rápida, sencilla y prácticamente automática.

En una situación extraordinaria como la que vivimos con el Covid-19 y su impacto económico, hay que plantearse medidas extraordinarias, como puede ser la renta básica universal

¿Cómo funcionaría esta renta básica universal?

Una forma de llevar a cabo esta renta básica universal sin que aumente considerablemente el gasto respecto al PIB, sería, aparte de dar una cantidad X de renta mínima durante un período de tiempo N (lo que dure la pandemia, por ejemplo), crear un impuesto extraordinario que solo se pagaría una vez el próximo año. Este impuesto serviría para que el Estado recuperase el dinero dado a aquellos que finalmente  no lo necesitasen.

La cuantía de este impuesto se determinaría calculando la caída de ingresos de una persona entre 2019 y 2020. Así, todas las personas que no se hubieran visto afectadas por la pandemia en lo económico, “devolverían” lo recibido en concepto de renta básica de manera íntegra. Y el resto pagarían el impuesto en función de cuánto hubiera caído su renta.

Esta medida es similar a la propuesta que Greg Mankiw, economista de la Universidad de Harvard, ya presentó en su blog para EE.UU. hace unos días: N * X * (Ingresos de 2020/Ingresos de 2019).

¿Puede asumir el Estado el coste de esta renta básica universal?

Es difícil determinarlo, puesto que la evolución de la pandemia genera una gran incertidumbre y las cosas pueden cambiar en cuestión de días. Pero teniendo en cuenta que serían cifras completamente orientativas y, aplicando la fórmula de Mankiw, para España podría suponer menos del 1% del PIB, calculado con los siguientes datos:

En el supuesto de que la mitad de la población en edad de trabajar (unos 18 millones de personas) no vería afectada su renta por el coronavirus, otro 25% (aproximadamente, 9,5 millones de personas) verían su renta reducida a la mitad y otro 25% pierde la renta durante 3 meses. Pagando el Estado un cheque de 1.000 euros durante 3 meses.

Además, con este método, el Estado recuperaría vía ese impuesto extraordinario el dinero de aquellos que no lo necesitan, puesto que en esta situación excepcional la inmediatez es esencial. Y dado su carácter temporal, sujeto a la duración de la pandemia, el problema de desmotivación de la búsqueda de trabajo no sería relevante.

Pero, como decimos, son cifras orientativas, que dependen mucho de cómo evolucione la situación. Lo cierto es que una renta básica universal para la pandemia por Covid-19 podría ser una ayuda rápida, simple e inmediata para paliar los efectos negativos del virus en la economía de los ciudadanos que más se están viendo afectados estos días.

Total
0
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

¿Qué servicios ofrece una gestoría?

Si tienes una empresa o negocio, necesitas un gestor. Si eres autónomo, probablemente también. ¿Qué servicios ofrece una gestoría? ¿A qué tipos de asesorías debes acudir en función de tus…
View Post