Entre las medias que recoge el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia enviado por el Gobierno a Bruselas, se encuentra la reducción de hasta el 60% en el IRPF para quienes hagan rehabilitaciones de vivienda que mejoren la eficiencia energética de la misma.

Uno de los requisitos para la concesión de los fondos europeos de recuperación para la crisis del Covid-19, es que estos fondos se destinen a medidas que contribuyan a reducir el impacto del cambio climático y a lograr los objetivos climáticos y medioambientales de la Agenda 2030.

Este es uno de los motivos por el que nos encontramos esta medida destinada a promover la rehabilitación de viviendas para mejorar la eficiencia energética de estas, permitiendo a los propietarios reducir hasta un 60% el IRPF, si llevan a cabo este tipo de obra.

Así, se calcula que estas deducciones tendrán un impacto de 450 millones de euros, financiados con los 6.820 millones de euros provenientes de los citados fondos de recuperación. De acuerdo al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, esta cantidad es una reserva que se aplicará para las deducciones y que podrá ser usada en parte o totalmente.

Un plan para promover la eficiencia energética de las viviendas

A diferencia de los planes renove que hemos visto en otras ocasiones aplicarse en diferentes comunidades autónomas para cambiar ventanas o calderas, con estas deducciones se pretende animar a los propietarios a rehabilitar aquellas viviendas que necesitan mejorar su eficiencia energética llevando a cabo obras destinadas a tal fin. Esto, además cumpliría también con el objetivo de generar nuevos empleos.

De acuerdo al Ministerio, se articularán medidas fiscales con el objetivo de crear un entorno favorable para realizar estas obras de rehabilitación por parte de empresas y particulares y así poder alcanzar los retos marcados en el Plan de Recuperación y Resiliencia.

Puesto que la rehabilitación de edificios residenciales deben llevarla a cabo los propietarios particulares, el Gobierno establecerá estas deducciones para aquellas obras que realmente contribuyan a la mejora de eficiencia energética de la vivienda habitual.

Condiciones y beneficiarios

Las deducciones en el IRPF por obras de rehabilitación en la vivienda que mejoren su eficiencia energética se aplicarán a personas físicas que realicen determinadas obras en su vivienda habitual o en una vivienda de su titularidad o en arrendamiento como vivienda habitual.

Así, la medida contempla la aplicación de una deducción del 20% para obras que reduzcan, al menos, un 7% de la demanda de calefacción y refrigeración de la vivienda, como puede ser la sustitución de ventas por unas de aislamiento térmico.

Deducción del 40% para rehabilitaciones cuyo resultado final rebaja en un 30% el consumo de energía primaria no renovable, que deberá acreditarse con un certificado de eficiencia energética.

Finalmente, se aplicará una deducción del 60% para aquellas obras de rehabilitación que mejoren la eficiencia energética de edificios de uso predominantemente residencial, cuando se consiga la reducción del 30% como mínimo del consumo de energía primaria no renovable o la mejora de calificación energética del edificio para obtener un clase energética A o B (como puede ser una rehabilitación de fachada en la que se incluya aislamiento térmico).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like