Uno de los primeros conceptos que hay que tener claros en economía es la diferencia entre gasto e inversión. En esta guía te lo explicamos de forma detallada. Y, de paso, te hablamos también de las similitudes y diferencias entre gasto, pago, compra, amortización y otros términos que se usan habitualmente para hablar de contabilidad de empresa.

¿Cuál es la diferencia entre Gasto e Inversión en Contabilidad?

¿A estas alturas todavía no conoces las diferencias entre gasto, inversión y costo, en contabilidad? Pues no. Aunque ambos conceptos se refieren a pagar un dinero por el uso de bienes o servicios, la realidad es que son términos que significan cosas totalmente distintas.

Un gasto se produce cuando la empresa adquiere un bien o un servicio para integrarlo en el proceso productivo de la empresa. La utilidad de dicho producto o servicio será menor al ejercicio económico. Es decir, a final de año no estará en el activo de la empresa, puesto que ya no forma parte de ella. En lugar de eso, irá a la cuenta de resultados. 

Una inversión se realiza al adquirir un bien o servicio cuya utilidad será superior al ejercicio actual. Es decir, la inversión pasará a formar parte del patrimonio de la empresa; el gasto no. 

En sentido contrario, también existe una clara semejanza entre gasto e inversión, en el sentido de que se produce una salida de dinero para obtener bienes o servicios.

Quizá la definición todavía no te ha quedado todo lo clara que debería. Pero lo verás mucho mejor con estos ejemplos.

Diferencia entre Gasto e Inversión: Ejemplo 1

Vayamos con el primero de los ejemplos de diferencia entre gasto e inversión. Para ello vamos a emplear una situación cotidiana.

Imagina que quieres alquilar un coche para hacer un viaje. El precio del alquiler es un gasto, porque el coche no es tuyo. Cuando se termine el período de alquiler, deberás devolver el coche a la empresa de renting que te lo haya cedido.

En cambio, si compras el coche, es una inversión. Al efectuar la compra, el coche pasa a ser parte de tu patrimonio personal. Cuando hayas terminado de pagar, podrás seguir disfrutando del coche, e incluso venderlo o alquilarlo, sacando un beneficio de ello.

Diferencia entre Gasto e Inversión: Ejemplo 2

En una empresa sucede lo mismo que en el ejemplo anterior. Si alquilas una hormigonera para una obra, solo la podrás usar mientras que la obra esté en marcha, o durante el período acordado. La hormigonera no es patrimonio de la empresa y no se puede alquilar o vender. En este caso, sería un gasto.

En cambio, si la empresa compra la hormigonera, la podrá utilizar en esa obra y en todas las que quiera. Pasa a formar parte del patrimonio de la empresa. Cuando los dueños quieran, pueden venderla o alquilarla.

¿Qué ocurre si esa hormigonera se rompe? La empresa puede optar por contratar a una persona que la arregle, lo cual sería un gasto. Pero también puede comprar otra, lo que sería una inversión.

¿Puede un mismo elemento ser en ocasiones inversión y en otras gasto?

Sí, dependiendo del tipo de negocio o del uso que se le vaya a dar al bien adquirido, puede ser considerado como gasto en unas ocasiones, y como inversión en otras. 

Por ejemplo, si una tienda de muebles compra una cama nueva, es un gasto porque se trata de una compra de mercancías, es decir, su fin es estar destinada a venderse y no se le sacará mayor beneficio a largo plazo por parte de la empresa.

En cambio, si la misma cama es adquirida por un hotel, será una inversión, porque se supone que le va a sacar beneficio, ya que la compra para ofrecer un mejor servicio a los clientes.

Ejemplo de un elemento que en ocasiones es inversión y en otras gasto 

Otro ejemplo. Imagina una empresa agrícola que compra unos invernaderos permanentes, construidos para durar años. En este caso se trata de una inversión. Pero si adquiere unos invernaderos de peor calidad o de carácter temporal, diseñados para aguantar unos pocos meses que duren los cultivos, se considerará un gasto, ya que el año que viene tendrá que volver a adquirirlos.

¿Cuándo un gasto se identifica con una inversión y cuándo se diferencia?

Un gasto y una inversión se identifican en su concepción más básica, esto es la salida de dinero para obtener un bien o servicio. Sin embargo, la inversión está enfocada al largo plazo. Un gasto en contabilidad es un bien, artículo o servicio del que solo se va a sacar beneficio dentro del ejercicio contable actual. En cambio, una inversión puede ser aprovechada durante más tiempo que el año del ejercicio, ya sea como método de producción, para alquilar o con fines administrativos (entre otros).

Diferencia entre gastar e invertir

A nivel de contabilidad de empresa, ya hemos visto que la fecha que marca si un bien es un gasto o una inversión es el ejercicio económico actual. 

En la vida cotidiana se puede entender de la misma manera, pero con matices. En el día a día, un gasto es la adquisición de algo que se va a usar y aprovechar en el momento, mientras que una inversión se aprovechará a largo plazo con futuros usos. Por ejemplo, unos platos desechables para ir de camping son un gasto, pero la compra de una vajilla puede considerarse una inversión.

¡No esperes más!

Encuentra ya un buen asesor cerca de ti.

Diferencias entre gastar y comprar

Hablando en términos puramente contables, la compra es aquella operación por la que la empresa adquiere un bien para venderlo después o para integrarlo en su proceso productivo, si es una empresa dedicada a la fabricación. Se producirá, por tanto, en el aprovisionamiento de mercaderías, materias primas o almacenables para su consumo o servicio a muy corto plazo.

Por ejemplo: la compra de zapatos para su venta en un comercio o de madera para la elaboración de muebles para su posterior venta.

En otro caso, se tratará de un gasto o una inversión. Como: los salarios de los empleados, la contratación de profesionales, las comisiones bancarias o el arrendamiento de inmuebles.

Diferencias entre gastar y pagar

La diferencia entre gasto y pago es que el pago se refiere a cualquier tipo de salida de dinero. El objetivo de la misma no importa, es una simple salida de efectivo, es una operación puramente material. Da lo mismo que el pago se destine a un gasto, una compra o una inversión.

Además, el pago no afecta de ninguna manera al patrimonio de la empresa. Por ejemplo, imagina que se efectúa un pago para cancelar una deuda. En ese caso, disminuye el pasivo de la empresa al cancelar la deuda, pero el activo disminuye en la misma proporción ya que se ha producido una salida de dinero por el mismo importe de la deuda. Por tanto, el patrimonio de la empresa no varía.

Ejemplo: Imagina que tu empresa tiene 5.000 euros en el banco pero debe 2.000 porque solicitaste un crédito. Entonces, el patrimonio de tu sociedad es de 3.000 euros (lo que tienes menos lo que debes). Ahora sacas 1.000 euros del banco para pagar parte de crédito. ¿Cómo afecta eso a tu patrimonio? De ninguna manera. Ahora tienes solo 4.000 euros en el banco, pero solo debes 1.000, por lo que el patrimonio sigue siendo de 3.000 euros (4.000 – 1.000).

RECUERDA QUE:

“En función del tipo de negocio o del uso que se le vaya a dar al bien adquirido, puede ser considerado como gasto en unas ocasiones, y como inversión en otras.

Diferencias entre gastar y amortizar

Cuando se realiza una inversión, entra también en juego el concepto de amortización. La amortización se define como la depreciación que un producto sufre por el transcurso del tiempo a causa de su uso continuado.

Dado que, como ya hemos visto antes, los elementos de inversión se utilizarán por un período superior al año, el coste de su adquisición también se deberá imputar como gasto a lo largo de varios ejercicios. En concreto, se hará en función de la vida útil del elemento; esto es: del tiempo que se prevé que vaya a durar, y que viene fijado en tablas oficiales según el elemento y del sistema de amortización que elijamos.

Por ejemplo: si adquirimos un ordenador por 1.000 € que se prevé que tenga una vida útil de 4 años, se podrán imputar como gasto 250 € anuales (1.000 € / 4 años).

En cambio, un gasto no produce ningún tipo de amortización, dado que no se trata de bienes destinados a ser usados durante más de un año.

Diferencias entre consumo e inversión

El término consumo puede estar unido a los conceptos de gasto o inversión, en el sentido que se refiere al acto de usar aquellos bienes adquiridos, por este ejercicio o superiores. El consumo puede también ser causa del desgaste que provoca la amortización.

Diferencia entre transferencia y subvención

Una transferencia es un movimiento patrimonial que se realiza entre la administración pública y otros entes públicos y privados, así como a particulares, que tiene como objetivo financiar determinadas operaciones no singulares. Por contrario, las subvenciones sí se destinan a financiar operaciones singulares, generalmente para casos de interés público o social.

Diferencia entre reparación e inversión

Inversión significa adquirir un bien o servicio destinado a ser usado durante este ejercicio y los sucesivos. En cambio la reparación se realiza para volver a poner en funcionamiento un activo que se encuentra inmovilizado.

Efectos de la inversión en la cuenta de resultados

Los gastos se restan de los ingresos para calcular los beneficios o pérdidas que ha tenido la empresa durante un ejercicio económico. Sin embargo, las inversiones no funcionan de la misma manera.

Una inversión se incluye dentro de los activos de la empresa, ya que forman parte del patrimonio de la misma. Sin embargo, el valor de cada inversión varía en función del tiempo. 

Los bienes adquiridos para su uso a largo plazo sufren una depreciación con el paso del tiempo. Es lo que se denomina amortización del inmovilizado. La normativa establece un porcentaje de amortización en función del tipo de producto y su plazo de obsolescencia. Por ejemplo, no es lo mismo la inversión en un local que en un equipo informático. Esta amortización se irá llevando, año a año, a los gastos

Por ejemplo, si compro los equipos informáticos tienen un porcentaje de amortización del 20%, lo que quiere decir que en un plazo de 5 años se habrá pasado toda la inversión como gasto a la cuenta de resultados.

¿Te han quedado claros todos estos conceptos? Si necesitas ayuda con la contabilidad de tu empresa, te recomendamos consultar a un asesor contable. En nuestra web puedes contactar con los mejores profesionales, y lo mejor de todo, filtrados por provincias.