Desde el 25 de mayo del 2018 está en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), una norma a nivel europeo que elevó las sanciones hasta en 20 millones de euros según la infracción.

Desde que Internet y los dispositivos como los teléfonos móviles se han hecho imprescindibles en nuestro día a día, ha sido necesario controlar el derecho a la protección de datos. Casos como el de la empleada de Iveco o el de la ex concejala de Yébenes nos han dejado en la memoria las repercusiones del sexting o la difusión de contenidos audiovisuales íntimos sin consentimiento de su protagonista.

No solo las empresas deben tener cuidado de no infringir el derecho a la protección de datos, también los particulares, y a menudo tanto unos como otros cometen delitos de privacidad sin ser conscientes.

¿Cuándo se atenta a la privacidad?

  • Difusión de imágenes y vídeos íntimos sin consentimiento de su protagonista: el popularmente conocido como “pornovenganza” se castiga con cárcel de 3 meses a 1 año o multa de hasta 12 meses según el Código Penal (artículo 197.7). Así mismo, quien difunda, revele o ceda a terceros material sin autorización de su protagonista aunque haya habido consentimiento para la toma de imágenes, será penalizado.
  • Extorsión con amenaza de difundir o divulgar imágenes o vídeos íntimos: Según el artículo 169 del Código Penal, un chantaje puede ser castigado con de 1 a 5 años de prisión.
  • Intromisión en la intimidad: Mirar el móvil de nuestros hijos o el de nuestra pareja sin su consentimiento es un gran riesgo legal según el artículo 197.1 del Código Penal. Las penas son de 1 a 4 años de cárcel independientemente de que se haga con fines de protección o se utilicen apps con aparente legalidad.
  • Difundir datos ajenos de carácter personal en Internet: Prisión de 1 a 5 años según el artículo 197.3 del Código Penal para quien, aunque crea que de forma inocua, revele datos personales o de carácter familiar en la red de redes. Si no se participó en la obtención de los datos, la condena máxima se vería reducida a 3 años.
  • Ciberacoso o stalking: El envío constante de mensajes, la vigilancia o persecución o cualquier comportamiento que limite la libertad de la víctima puede suponer una pena desde 3 meses a 2 años de prisión o una multa de 6 a 24 meses.
  • Eliminación de información, programas o daño de equipos informáticos: Si tras un despido o una ruptura sentimental, se siente tentado a romper equipo informático o borrar información relevante para la empresa o expareja, según el artículo 364 del Código Penal, podría caerle una pena de prisión de 6 a 3 meses.

Cómo actuar

A nivel particular, si se está atentando contra tu privacidad, recoger las pruebas posibles y denunciar los hechos.

Desde una perspectiva laboral, según la Ley General de la Seguridad Social, se considera accidente de trabajo “toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena”. Es importante saber que las empresas deben garantizar la seguridad y salud de sus empleados (Protección de Riesgos Laborales) y que la jurisprudencia ha considerado el suicidio como accidente laboral siempre y cuando haya conexión con el trabajo y sea consecuencia del estrés o ansiedad.

Si deseas ampliar la información, en asesorias.com te ofrecemos todo lo que hay que saber sobre la Normativa de Protección de Datos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like