Scrum y Kanban son dos metodologías Agile que las empresas pueden implementar en sus procesos de desarrollo para hacerlos más rápidos y flexibles. Ambas metodologías surgen del mundo del desarrollo de software, pero en la actualidad se han extendido a otros sectores. Y, aunque las dos se basan en el “troceo” del proyecto, tienen algunas diferencias que las pueden hacer más adecuadas para ciertos proyectos o equipos.

Tanto la metodología Scrum como Kanban se basan en el uso de pizarras o tableros como herramientas visuales para dividir los procesos del proyectos en tareas más pequeñas que ir completando. Su objetivo final es el mismo, agilizar y flexibilizar el proceso de desarrollo, pero sus formas de hacerlo difieren en algunos puntos, que veremos a lo largo de este artículo.

Podemos decir que la principal diferencia entre la metodología Scrum y la metodología Kanban, es que el primero se basa en el control de trabajo por lotes, mientras que el segundo se basa en el control del flujo del trabajo.

1. Los roles en Scrum y Kanban

En el Scrum existen los roles de Scrum Master, Dueño de Producto y de Equipo de Scrum, mientras que la metodología Kanban no cuenta con estos roles específicos.

2. Equipos multidisciplinares o especialistas

En Scrum debe haber equipos multidisciplinares, de manera que todos los miembros del equipo puedan realizar varias tareas a la vez y se agilicen los procesos. En Kanban sin embargo se apuesta por especialistas individuales, cada uno dedicado a su tarea en el flujo de trabajo. Sin embargo, en Kanban los recursos desocupados pueden decidir si ayudar a completar otra tarea o comenzar una nueva de la columna de pendientes.

3. Capacidad del Dueño del Producto para hacer cambios

En Scrum los Dueños de Producto no pueden editar la pizarra si el equipo ya ha determinado un número de tareas para el Srpint, es decir, no pueden hacer cambios a las tareas ya decididas. Así, la pizarra, aunque visible para cualquier interesado, solo puede ser editada por el Equipo de Scrum.

Sin embargo, en Kanban el Dueño de Producto puede editar la pizarra.

4. Sprints

En Scrum se trabaja por ciclos de tiempo fijo y cortos denominados Sprints. En Kanban se apuesta por un trabajo continuo y no existen esos ciclos cortos durante el desarrollo.

5. Actualización de tareas

El equipo de Scrum no puede añadir nuevas tareas durante el Sprint, ya que el número de tareas a realizar por cada interación se decide y fija en las sesiones previas de planificación, antes de dar comienzo a los Sprints.

En Kanban, por el contrario, no existen esos límites de tiempo para actualizar la pizarra, porque esta limita las tareas en la columna de actividades en progreso. De manera que cuando una tarea se mueve de la columna “En Progreso” a la de “Completado”, una nueva tarea entra en el flujo de trabajo.

6. Urgencias imprevistas

En Scrum rara vez se dan tareas urgentes o imprevistas, gracias al análisis, planificación y priorización de las sesiones previas. Uno de los principales objetivos de esta metodología es hacer el producto adaptable y el equipo predictivo.

En Kanban, por el contrario, se suele añadir una sección de Urgencia en la pizarra para representar una línea en la que la tarea se moverá con mayor rapidez, ya que será una prioridad para los miembros del equipo, que tendrán que completarla lo más rápido posible.

7. Movimiento de las tareas en las pizarras

En la pizarra de Scrum el equipo mueve las tareas de la Pila de Producto a la Pila de Sprint, que es la lista de tareas comprometidas a hacerse en un periodo de tiempo determinado. Si la tarea resulta ser muy grande para el Sprint, se dividirá en pasos hasta que cada paso se amolde a los plazos de tiempo del Sprint.

En Kanban, las tareas se arrastran desde la Pila de “Pendiente de Hacer” a “En Curso” hasta salir de la pizarra en “Completadas”. Así, cualquier nuevo requisito del cliente será una nueva tarea que se añadirá al flujo de entrada y que seguirá este hasta la salida.

8. Priorización

La priorización en Scrum es obligatoria, lo que normalmente incluye la clasificación y preparación de la Pila del Producto, estableciendo prioridades y haciendo una estimación de recursos. Durante la priorización es importante predecir que será importante para el siguiente Sprint.

En Kanban no se usa la priorización o ningún esquema de estimación, aunque considera la planificación del proyecto mediante pronósticos probabilísticos.

9. Diferentes métricas

La métrica principal que usa Scrum es la velocidad, acompañada de una serie de gráficos e informes sobre cada Sprint al finalizar los mismos.

En Kanban no hay necesidad de usar gráficos, pero dado que su métrica principal es el plazo de ejecución, si que se recomienda añadir a la pizarra una tabla de control que mida el tiempo de ciclo de los problemas y un diagrama de flujo acumulativo que muestre los diferentes estados de trabajo para un intervalo de tiempo en particular.

10. Reseteo de la pizarra

En Scrum, para considerar que el Sprint se ha completado de manera satisfactoria, todos los post-its (tareas) deben estar en la columna final de “Completado”. Tras un pequeño análisis retrospectivo, los post-its se quitan para dejar la pizarra limpia para el siguiente Sprint. Este proceso puede dar la sensación de tarea lograda ay cerrada al equipo.

Dada la corriente de trabajo en la que se basa la metodología Kanban, su pizarra no tiene unos plazos de entrega tan constreñidos como el Scrum y por lo tanto no es necesario resetearla para volver empezar, sino que los post-its entran y salen de la tabla siguiendo el flujo de trabajo de la misma.

Si tienes dudas sobre qué metodología te conviene más usar para el desarrollo de tu proyecto, siempre puedes consultarlo con un buen asesor.

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like