Las crisis económicas no solo se traducen en pérdidas, siempre hay sectores que salen reforzados de estos períodos oscuros de la economía, empresarios que saben aprovechar el momento y enriquecerse cuando otros no hacen más que endeudarse.

Por norma general, cuando hablamos de crisis económica, lo que nos viene a la mente suelen ser deudas y pérdidas. Y, sin duda, si echamos la vista atrás, a ese año 2007 cuando la economía comenzó a desmoronarse, podemos ver mucho de eso, de empresas que se fueron a la quiebra, millones de personas que perdieron sus empleos y como el poder adquisitivo del ciudadano medio fue descendiendo y descendiendo. Todos recordamos esas funestas expresiones de “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, que nos hacían culpables de una situación que se volvía cada vez más oscura por los excesos de confianza y créditos de otros.

Pero no todos perdieron con la crisis y hubo quienes no solo pudieron capear aquel temporal de pérdidas, sino que además ganaron dinero. Sectores que en estos últimos 10 años se han recuperado de las pérdidas y enriquecido más que el resto. Y negocios que nacieron y crecieron al “calor de la crisis económica” como nuevas formas de emprendimiento que han logrado mantenerse y prosperar en el tiempo. Pero, ¿qué sectores ganan con las crisis económicas?

Los sectores que han ganado con la crisis

Desde el punto de vista de los salarios y poder adquisitivo de los profesionales que trabajan en los diferentes sectores de la economía, los más reforzados en estos últimos 10 años, han sido los trabajadores de las industrias extractivas, los de los suministros de energías y los de la banca. Los trabajadores de estos tres sectores han visto cómo su poder adquisitivo ha crecido a pesar de la crisis y se han recuperado mucho mejor que el del resto de sectores. Si bien es cierto, que no son precisamente los sectores que más empleados ocupan en España.

Los profesionales de las industrias extractivas (gas y petróleo) han visto aumentar su poder adquisitivo en un 24,8%, cobrando de media 3.104 euros brutos mensuales. Los de los suministros de energías vieron subir su poder adquisitivo en un 14,9%, cobrando de media 5.422 euros brutos mensuales. Y en cuanto a los profesionales de la banca, estos han visto subir su poder adquisitivo un 11,8% entre 2008 y 2019, cobrando de media 3.953 euros brutos mensuales.

Sharing, low cost y el comercio electrónico

Las crisis son también épocas para que nazcan nuevas ideas de negocio que sepan aprovechar las oportunidades que se pueden abrir en un mercado en plena reestructuración y la crisis desatada en 2007 no fue distinta. De esos años surgieron la economía basada en el sharing, los productos low cost y el auge del comercio electrónico. Todos ellos yendo de la mano de la proliferación de las nuevas tecnologías.

La economía compartida (sharing) surgió en el sector del transporte de personas y mercancías, con empresas como BlaBlaCar, Cabify o Uber, pero también en el del turismo con Airbnb o Trip4real. Todas estas empresas han crecido a lo largo de los últimos años, no exentas de polémica, pero basadas en un modelo de negocio que apuesta por sacar partido a propiedades y objetos que de otra forma no se rentabilizarían.

El concepto low cost podemos aplicarlo a diferentes sectores que han sabido apostar por precios baratos que atrajeran a clientes preocupados con no gastar de más. Podemos verlo en el ocio dentro y fuera del hogar, con electrodomésticos de marcas económicas de origen asiático, o cadenas como La Sureña o los Cien Montaditos, que ni siquiera en los años más crudos de la crisis llegaban a estar vacíos. Así como en el sector textil, donde marcas como Kiabi o Primark han conseguido mantener a sus clientes y seguir creciendo durante estos pasados 10 años.

El comercio electrónico también aumentó su crecimiento durante los años de la crisis, convirtiéndose en una alternativa real para comprar a precios más asequibles y dando lugar a toda una serie de sectores relacionados, que crecieron con él, como el hosting, el marketing digital, el big data o los servicios auxiliares, como la logística.

En definitiva, las crisis económicas son períodos oscuros para muchos, pero también son el momento que otros saben aprovechar para echar a andar ideas de negocio innovadoras que acaban convirtiéndose en importantes sectores económicos.

Para saber dónde invertir o con qué tipo de negocio arriesgarse en situaciones económicas desfavorables, siempre es adecuado contar con la ayuda de un buen asesor.

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like