¿Qué es un asesor jurídico y qué hace? Funciones, sueldo…

Absentismo laboral, acoso en el trabajo, reclamaciones de despidos improcedentes, litigios con particulares u otras compañías… Los procesos judiciales en los que se puede ver inmerso una empresa o negocio son muy variados. Por eso es tan importante contar con la figura del asesor jurídico.

asesor jurídico

¿Qué es un asesor jurídico?

El asesor jurídico es un profesional que asiste a jueces y magistrados en la toma de decisiones en los juicios. Su misión es ofrecer asesoramiento legal en procedimientos judiciales: aplicación de la ley, normativas, sentencias aplicables, etc.

Por otro lado, tenemos la figura del asesor jurídico de empresa. En este caso, su principal labor también es de asesoramiento en procesos judiciales, en este caso en favor de una sociedad, empresa o particular.

Existen diferentes tipos de asesores jurídicos. Por ejemplo, los hay especializados en normativa laboral, o que ofrecen ayudan en materia tributaria. Pero, ¿cuáles son las funciones principales de un asesor legal o jurídico?

Funciones de un asesor jurídico

¿Qué hace el asesor jurídico? Su labor no solo se limita a asesorar en juicios, sino que puede ofrecer muchos otros servicios a la empresa:

Asesoramiento en actuaciones judiciales

La función básica de un asesor jurídico es prestar ayuda a jueces y magistrados en procedimientos legales y penales. Así, el asesor se encarga de prestar información y aconsejar sobre sentencias, sanciones o principios legales aplicables en cada caso.

Los asesores jurídicos son fundamentales en todo proceso, desde tribunales de menores hasta casos de custodias familiares, pasando por juicios relacionados con las apuestas o juego online.

Entre las labores que realiza durante el proceso están:

  • Explicar la acusación y el procedimiento que se llevará a cabo.
  • Identificar a los acusados y leerles los cargos por los que se les acusan.
  • Anotar declaraciones y registrar las decisiones tomadas.
  • Ayudar a testigos o miembros de la sala que vayan a participar en el juicio.
  • Colaborar con fuerzas y miembros de la seguridad del Estado, funcionarios, abogados, procuradores o trabajadores sociales.
  • Representación y orientación a víctimas en procesos penales

Otra de las funciones de los asesores jurídicos es asesorar a la víctima durante una causa judicial. En estos casos, el asesor no ofrece apoyo legal a los magistrados, sino que su labor se encamina a la defensa del ofendido.

Defender los intereses de la empresa en juicios

Dentro de una orientación más empresarial, existen asesorías jurídicas cuya labor se encamina a defender los derechos a intereses de empresas en procesos judiciales. En estos casos lo más habitual es tener un asesor jurídico interno o, en el caso de compañías de mayor envergadura, contar con un departamento jurídico.

Aconsejar en materia de derecho empresarial

La normativa laboral o fiscal está sometida a continuos cambios y actualizaciones que obliga a estar siempre informado. Como ejemplo se puede citar la nueva normativa de protección de datos que introducen el RGPD y la LOPDGDD, o las nuevas exigencias sobre el control de horas de trabajadores.

Por ello, la figura del asesor jurídico – legal es básica para que la normativa interna de la empresa cumpla con la legislación vigente.

Participar en negociaciones laborales

Entre las funciones del asesor laboral de empresa también está intermediar en las negociaciones laborales. Así, su participación será imprescindible en la toma de decisiones respecto a contratos, convenios convenios colectivos, derechos laborales de los trabajadores, etc.

Gestión de la propiedad intelectual

Gestionar la propiedad intelectual es otra de las funciones de un asesoría jurídica: licencias, registro de patentes y marcas, copyright, derechos de explotación, protección de derechos de artistas, editores, desarrolladores de software, etc.

Ayudar en la constitución, dirección o disolución de sociedades

Por otro lado, también está la figura del asesor jurídico mercantil. Es el profesional que se dedica a asesorar al emprendedor en la creación de su empresa. Su labor no se queda ahí, sino que también ofrece asesoramiento en la gestión o dirección del negocio. Incluso, sigue siendo imprescindible para proceder a la disolución de la sociedad.

Orientar en temas fiscales

Otra de las variantes entre estos profesionales es el asesor jurídico fiscal. Además de ayudar en materia legal, este profesional también aconseja sobre cuestiones relacionadas con la fiscalidad: trámites en la Agencia Tributaria, Registro Mercantil o Seguridad Social, presentación de modelos, declaraciones, impuestos, etc.

Formación para ser asesor jurídico

¿Qué estudios se necesitan para ser asesor jurídico? Se trata de una profesión que requiere un amplio conocimiento en materia legal y jurídica. Lo ideal es tener formación universitaria, en concreto una titulación en Derecho.

Hay que tener en cuenta que existen asesores jurídicos que trabajan en distintas áreas. Para ello, existen estudios complementarios que permiten obtener conocimientos extra. La formación continua es un valor básico en esta profesión.

En función del nivel previo de estudios, se pueden elegir diferentes opciones de formación:

  • Master o postgrados universitarios: para aquellos que tengan una titulación universitaria.
  • Cursos de formación homologados: existen cursos de Formación Profesional que otorgan títulos básicos, medios o superiores.
  • *Puedes encontrar masters y cursos de asesor judicial en portales como Udima, CEF, Emagister o Educaweb.

¿Los asesores judiciales deben estar colegiados?

Esta es una pregunta escabrosa. ¿Hay que tener título universitario para ejercer de asesor? ¿Es obligatorio formar parte del Colegio Profesional de Abogados?

En principio, para ejercer como asesor no es obligatorio estar en posesión de ningún título. Si el cliente es consciente de la formación que posee el asesor y decide contratar sus servicios de motu proprio, no debería haber ningún inconveniente.

Sin embargo, la normativa española señala que ejercer una profesión sin contar con la titulación requerida se considera intrusismo laboral y es un delito. Entonces, ¿está incurriendo en un delito un asesor laboral sin titulación? ¿Qué ocurriría sin un asesor titulado se entera de su caso y le denuncia?

La respuesta está en la normativa aprobada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, quien ha señalado que los asesores jurídicos no deben estar colegiados ni tener la condición de abogados, siempre y cuándo no realicen las labores de representación activa en juicios que llevan a cabo los abogados. En definitiva, para ser asesor judicial no hace falta estar colegiado; para ejercer de abogado, sí.

Otros requisitos y habilidades

Los requisitos para ser asesor jurídico abarcan otra serie de actitudes, aptitudes y conocimientos. Entre las habilidades y destrezas deseadas están:

  • Conocimiento de la normativa española y del funcionamiento de los procesos judiciales.
  • Habilidades comunicativas: ser capaz de explicar dichos procedimientos de forma clara y sencilla a personas sin conocimiento sobre leyes.
  • Actuar y pensar de forma rápida y efectiva.
  • Gestionar la documentación y la información legal de la empresa de forma ordenada y metódica.
  • Investigar en materia legislativa y estar al corriente de novedades y actualizaciones en la normativa.
  • Capacidad para trabajar bajo presión.
  • Conocer la situación de la empresa y adoptar las mejores decisiones en pos de su beneficio en materia legal.
  • Saber escuchar.

El precio es uno de los factores a tener en cuenta al contratar un asesor jurídico. Al ser profesionales que pueden ejercer de forma libre y autónoma su actividad, sus tarifas pueden variar en función de:

  • Volumen de negocio.
  • Localización de la empresa.
  • Grado de formación.
  • Experiencia y reputación.
  • Servicios prestados (en cantidad y complejidad).
  • Simple decisión empresarial.

Por ello, es complicado definir un presupuesto para contratar una asesoría jurídica. No es lo mismo un asesor autónomo recién titulado, que un despacho de asesores con experiencia en grandes compañías. Las tarifas pueden cambiar mucho.

Entre los métodos para establecer los precios están el pago mensual, por servicio prestado, precio por hora, etc.

¿Cuál es el sueldo del asesor jurídico?

Al ser un profesional que puede ejercer de forma libre su profesión, podrías pensar que un asesor jurídico puede llegar a tener el sueldo que quiera. Y, en términos generales, así es. No hay nada que, en principio, impida al asesor decidir sus propias tarifas. Ahora, ¿están los clientes dispuestos a pagarlas? He ahí el quid de la cuestión.

Por otro lado, también hay ciertas situaciones en las que el salario de un asesor jurídico puede estar regulado.

  • Cuando lleve a cabo labores de abogacía activas que le obliguen a estar colegiado, y el despacho donde ejerza se acoja al convenio colectivo para despachos de abogados. Este convenio puede variar en función de cada Comunidad Autónoma, pero el baremo general es un sueldo de 22.100 euros/anuales, divididos en 14 pagas de 1.578,57 euros.
  • Por acuerdo entre los socios durante la redacción de los estatutos.

En el resto de supuestos, es el propio profesional quien define su sueldo, en función del volumen y precio de servicios prestados.

Por ello, es difícil saber cuánto cobra un asesor jurídico en España. Si nos vamos a los datos de la web Tusalario.es, vemos que el sueldo de un asistente jurídico con 5 años de experiencia es de 1.992 euros al mes.

Nuestro consejo es que si vas a contratar una asesoría jurídica no te fijes solo en su precio. Como dice el refrán, “a veces lo barato sale caro“. Lo ideal es encontrar un profesional con buena relación calidad/precio y predisposición para trabajar mano a mano con tu empresa.

¿Qué es un asesor jurídico y qué hace? Funciones, sueldo…
4.7 (93.33%) 3 votes