Lo ha dicho la ONU y lo han dicho científicos a lo largo y ancho del mundo, la crisis climática es ya una realidad y el punto de retorno cada vez está más cerca. Por ello, cada gesto y contribución a reducir nuestro impacto en el medio ambiente es importante, pero además, puede ser rentable a medio y largo plazo. Por ello, en esta entrada vamos a hablar sobre cómo crear una empresa ecológica y sostenible.

¿Por qué una empresa ecológica?

Por qué debemos pensar en crear una empresa ecológica y sostenible o por qué debemos convertir nuestra empresa en una empresa ecologicamente responsable son preguntas justas, sobre todo si tenemos en cuenta que muchas veces relacionamos lo sostenible y lo ecológico con mayores costes o pérdida de beneficios.

Pero lo cierto es que ese pensamiento no es del todo correcto. Es cierto que adaptarse a las exigencias de lo que se consideran empresas ecológicas y comprometidas con el medio ambiente en España puede suponer la necesidad hacer una inversión inicial, pero también es cierto que a medio y largo plazo, este cambio puede traernos beneficios y, sobre todo, una imagen de marca asociada con el respeto al medio ambiente, algo que actualmente está de moda y, además, no se trata de una moda pasajera.

Y es que cada vez hay más consumidores concienciados con la protección del medio ambiente y con la lucha contra el cambio climático y que buscan productos eco-friendly o ecológicos, que además, también se asocian con “productos saludables”, además de informarse sobre si los procesos de producción son respetuosos con el medio ambiente. Es una tendencia que cada día tiene más auge, sobre todo por que cada vez existe una mayor concienciación, que sobre todo podemos ver en las marchas de estudiantes por el medio ambiente, que se celebran regularmente en muchos países.

Por supuesto no solo se trata de que nuestra empresa sea sostenible, sino que también podemos crear nuestro propio negocio ecológico, es decir, que nuestros productos o servicios sean ecológicos y sostenibles.

¿Qué tipo de empresa ecológica quieres abrir?

Lo cierto es que prácticamente cualquier tipo de empresa puede ser una empresa ecológica, siempre y cuando sus procesos de producción sean sostenibles y minimice todo lo posible su huella ambiental, por lo que muchos de los negocios que puedas encontrar en nuestra sección de Crear empresa son susceptibles de convertirse en una empresa ecológica y sostenible, solo tendrás que aplicar las medidas que os detallaremos más adelante o seguir algunos de los consejos que os dejaremos en esta entrada.

Sin embargo, donde más empresas ecológicas podemos encontrar lo tenemos en el ámbito rural con la agricultura ecológica, y en las ciudades con consultorías medioambientales, movilidad sostenible y eficiencia energética. Es cierto que muchas empresas buscan el asesoramiento de profesionales para convertirse en empresas que cuidan del medio ambiente, porque, como hemos dicho, no solo puede ser algo beneficioso para la imagen de marca y la fidelización de clientes, sino que también puede reportar beneficios a medio y largo plazo.

En cualquier caso, debes pensar a qué sector te quieres dedicar y qué medidas vas poder tomar para que tu empresa sea considerada ecológica.

Pasos previos crear una empresa ecológica

Una empresa ecológica, como cualquier otro tipo de empresa, necesita del cumplimiento de unos pasos previos a la hora de crearse; comparte con las empresas tradicionales la necesidad de elaborar un plan de negocio, un plan de viabilidad, la elección de la forma jurídica, el llevar a cabo todos los trámites legales pertinentes, como la obtención de licencias, la creación de un nombre, un logotipo y una identidad corporativa, pero también debe contemplar ciertos trámites propios del sector en el que se encuentre de cara a seguir y cumplir normativas medioambientales específicas.

De igual modo, encontraremos diferencias a la hora de realizar estudios previos, ya que se tendrán en cuenta cuestiones relacionadas con estudios de impacto ambiental, de sostenibilidad, con los que se fijarán objetivos concretos, así como estudios de mercado previos que deberán contar con un enfoque y contenido ecológico.

A continuación os detallamos los pasos previos imprescindibles que debéis dar a la hora de crear o transformar una empresa ecológica:

Normativas específicas

El primer paso es informarnos sobre las normativas en materia medioambiental que deberá cumplir nuestra empresa, las cuales dependerán del sector al que nos dediquemos y de si somos una empresa dedicada la venta de productos, la manufactura o los servicios. Esta información no solos nos servirá de cara a preparar los trámites legales de apertura y constitución de la empresa, también podremos usarla en la creación del plan de viabilidad, en que el incluiremos una análisis del impacto ambiental.

Entre las normativas aplicables, tenemos la normativa europea sobre producción ecológica, como el Reglamento (CE) nº 834/2007 del Consejo, en el que se establecían los principios, objetivos y normas generales de la producción ecológica y define cómo deben etiquetarse los productos ecológicos y que actualmente sigue en vigor.

Certificados y logos ecológicos

Los reglamentos de la UE en materia ecológica se aplican en todas las fases, desde la producción, hasta la transformación y comercialización de productos y servicios, por lo que deberá tenerse en cuenta su obligatoriedad para la obtención de sellos de calidad y logos ecológicos, en definitiva para que nuestros productos o servicios consigan una certificación ecológica reconocida legalmente, que podemos encontrar en áreas muy diversas, desde el sector agrícola, la construcción, el textil, la cosmética, el turismo, etc.

También existen sellos ecológicos alternativos otorgados por organizaciones ajenas a la UE, pero que cuentan con un prestigio reconocido que puede interesarnos conocer y conseguir para nuestros productos o servicios.

Forma a tu personal

Una empresa ecológica exige una serie de principios y buenas prácticas que todo el personal debería conocer y aplicar, por lo que la formación de los empleados en estas materias es esencial para que todos los elementos que conforman la empresa trabajen con la sostenibilidad y la reducción de el impacto ecológico como un objetivo más de la empresa. Con independencia de que trabajemos en una oficina, una explotación agrícola, una tienda o una nave, no solo se trata de parecer ecológicos sino serlo realmente.

Estudiar cómo reducir la huella ambiental

Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta es la huella ambiental de nuestra empresa, qué impacto tenemos en el medio ambiente. Para ello se debe hacer un estudio que contemple los gastos de recursos que implicará la puesta en marcha y el funcionamiento de la empresa. En este estudio serán puntos claves la eficiencia energética, el ahorro del agua, aplicar una visión ecológica en los procesos de producción, incluyendo la logística y los envases, así como el uso de material reciclado o la gestión de los residuos que produzcamos.

Este tipo de estudio nos dará unas pautas que seguir y que podremos ir aplicando poco a poco, para que nuestra empresa vaya convirtiéndose en una empresa sostenible.

▷ ¿Es rentable un negocio ecológico?

Ya lo adelantábamos al comienzo de esta entrada, aunque de inicio puede parecer que un negocio ecológico no es rentable o reportará menos beneficios, la realidad es distinta y los negocios ecológicos si son negocios rentables.

Entre las ventajas que con las que cuentan este tipo de negocios encontramos la diferenciación; tener un negocio ecológico de verdad (no solo de apariencia) crea toda una serie de valores en torno a nuestra marca que la puede hacer destacar por encima de la competencia. Con una mayor concienciación de la gente sobre el cuidado del medio ambiente, que nuestro negocio se perciba como eco-friendly o respetuoso con el planeta atraerá a ese tipo de clientes.

Sí, puede que los productos ecológicos sean más caros, pero esos mismos clientes que mencionábamos antes no solo se mueven por los precios, también buscan consumir con cierta responsabilidad y entre ese consumo responsable se encuentran los productos ecológicos o para cuya elaboración o producción se sigan procesos respetuosos con el medio ambiente.

Esa sostenibilidad también debe ser perceptible en el compromiso de nuestra empresa en todas las escalas del negocio. Como decíamos antes, no solo se trata de aparentar ser verdes, sino serlo de verdad.

Pero no solo en la captación de nuevos clientes o la diferenciación encontramos ventajas. A medio y largo plazo las empresas ecológicas pueden ahorrar en costes de producción, transporte y venta, ya que buscaremos reducir nuestras emisiones y consumo de energía, eso debería traducirse en un ahorro económico al utilizar medios más eficientes para los procesos de producción.

Ayudas y subvenciones para empresas verdes

Con la Unión Europea cada vez más implicada en la lucha contra el cambio climático, algunos de sus países miembros han creado programas de ayudas y subvencione destinados a apoyar el desarrollo de empresas verdes.

En España las empresas ecológicas, ya sean pymes recién constituidas o que lleven un tiempo en marcha o star-ups con un proyecto ecológico en busca de financiación, pueden buscar estos programas de ayudas y subvenciones en la Fundación Biodiversidad, perteneciente al Ministerio para la Transición Ecológica. Este portal cuenta con un buscador de convocatorias de ayudas para toda España.

Una de esas convocatorias es el Programa Empleaverde (actualmente en vigor, las solicitudes pueden presentarse hasta el 17 de febrero de 2020), que tiene el doble objetivo de que el medio ambiente y la sostenibilidad sean las bases para mejores empleos y empresas más competitivas y que trabajadores y empresas sean actores clave en la mejora del medio ambiente.

Las Comunidades Autónomas también cuentan con programas de ayudas y subvenciones destinados a facilitar que las empresas sean más sostenibles medioambientalmente, desde aquellas orientadas ala eficiencia energética o la movilidad urbana sostenible.

La imagen de marca de tu negocio verde

Para poder sacar rentabilidad y beneficios a nuestro negocio verde debemos “vender” esa imagen de empresa ecológica, por lo que deberemos contar con una buena campaña de comunicación y marketing que informe de nuestros valores ecológicos, de nuestros productos eco-friendly, de nuestros procesos sostenibles, en definitiva, que transmite esos valores a nuestros clientes potenciales.

Porque en los tiempos que corren, el cuidado del medio ambiente cada vez tiene más peso y, como ya comentamos más arriba, los consumidores concienciados con esta visión no solo se fijan en los precios, sino también la calidad y el origen de lo que compran.

Las marcas verdes se revalorizan, y no solo de cara al consumidor, sino también frente a posibles inversores. Sirvan como ejemplos de empresas ecológicas aquellas que han llevado a cabo “lavados de cara” para dar una imagen de empresas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, además de aplicar medidas concretas:

  • Philips, que destina gran parte de sus recursos al reciclaje de sus residuos y la eliminación de químicos tóxicos en sus productos.
  • Siemens, que ha creado productos como el motos a gas, el avión eléctrico o el desarrollo de un reactor para convertir el hidrógeno en metanol.
  • Samsung, que desarrolla soluciones ecológicas para favorecer los entornos sostenibles
  • Apple, que modificó su infraestructura para que todas sus operaciones se realicen con energía renovable.
  • Google, que ha invertido más de mil millones de dólares en proyectos de generación de energía renovable.
  • La cervecera Mahou hizo un análisis de su huella ambiental para reducir el consumo de agua en un 38%, el gasto energético en un 43% y sus emisiones en 40.000 toneladas.
  • Acciona trabaja exclusivamente con tecnologías renovables y colabora en la reducción de CO2 a la atmósfera.

Particularidades de administrar y gestionar una empresa ecológicamente responsable

Administrar y gestionar una empresa ecológicamente responsable no se diferencia de lo que supone para una empresa tradicional, con la salvedad de que se deben tener en cuenta todos los elementos que hemos ido viendo en esta entrada. Por ello, aparte de las obligaciones contables y fiscales que toda empresa debe contemplar, así como la seguridad y la prevención de riesgos laborales y la protección de datos, una empresa sostenible debe considerar las normativas vigentes respecto al medio ambiente y que varían de un sector a otro.

Además, una empresa verde deberá desarrollar una cadena de valor sostenible y operar con modelos de gestión sostenible, preocupándose no solo de sus procesos, sino también del de sus proveedores. En definitiva, controlar que la huella ambiental sea lo más pequeña posible, para lo que se recomienda encargar estudios independientes, que darán una visión más realista y transparente.

¿Cómo puedo convertir mi empresa en ecológica y sostenible?

Hay diferentes medidas que podemos tomar para convertir nuestras empresa en ecológica y sostenible, aquí os dejemos algunas ideas que puedes implementar en tu empresa:

  • Convierte tu oficina en un espacio verde, para ello intenta que la luz sea natural, es decir, depende lo menos posible de la luz artificial. Si no es posible, recurre a luces de LED o de bajo consumo y alta eficiencia para poder ahorrar en consumo eléctrico. Controla la temperatura para incrementar la eficiencia energética: en verano el aire acondicionado debería estar entre 24º y 25º, mientras que en invierno no debería superar los 21º. Y mientras que no se usen, los equipos informáticos y demás eléctricos deberían estar apagados. Finalmente, intenta que tus proveedores de material de oficina sean también eco-friendly.
  • Promover actividades sostenibles de consumo, bien mediante campañas destinadas a este fin o, incluso escribiendo en un blog o web creado expresamente para ello. Concienciar a tus clientes sobre los valores ecológicos y sostenibles reforzará tu imagen de marca verde.
  • Promueve el reciclaje en tu espacio de trabajo, algo que puedes lograr, por ejemplo, instalando depósitos para residuos separados (los conocidos cubos amarillos, azules o verdes).
  • Promueve la utilización de medios de transporte sostenibles, ¿por qué no adquirir coches eléctricos para la empresa?
  • Ahorra papel, el uso del ordenador permite intercambiar archivos sin necesidad de imprimir todos los documentos en papel.
  • Integra el ecodiseño, es decir, concibe tus productos o servicios desde un punto de vista ambiental que englobe todo el proceso de producción, desde la creación hasta el final de su vida útil.
  • Mide y reduce tu huella ambiental o tu huella de carbono, mediante este tipo de mediciones podemos crear medidas enfocadas a reducir nuestro impacto ambiental.

10 ideas de negocios ecológicos para que te inspires

Hoy en día existen muchos sectores en los que podemos crear un negocio ecológico, aquí os dejamos 10 ideas que podéis tener en cuenta si estáis pensando en crear vuestra empresa verde:

  1. Instalación de muros verdes, también conocidos como jardines verticales, este tipo de instalaciones se va extendiendo en ciudades y convierten fachadas de edificios en muros verdes, que ayudan a la reducción del CO2.
  2. Instalación de placas solares, es evidente que es un negocio que exige una fuerte inversión inicial y conocimientos, pero actualmente cada vez se instalan más este tipo de placas y hay muchos edificios todavía que no disponen de ellas.
  3. Tienda Zero Waste o Cero Residuo, son tiendas que venden productos que no generan residuos, ya sean productos reutilizables o biodegradables con los que sustituir los productos de un solo uso.
  4. Asesoría medioambiental, ya hemos comentado que es uno de los servicios demandados en ciudades por empresas que quieren o necesitan reducir su huella ambiental y necesitan consejo y asesoramiento para lograr dicho objetivo.
  5. Tienda de productos ecológicos, cada día está más de moda comprar productos cuya producción sea respetuosa con el medio ambiente. Necesitarás asegurarte de que los productos que vendes cuentan con la certificación adecuada.
  6. Turismo eco-sostenible, cada vez está más de moda descubrir espacios naturales y realizar actividades de bajo impacto ecológico en entornos naturales.
  7. Negocios orientados a la conservación y rehabilitación del medio ambiente o la planificación urbanística de espacios verdes.
  8. Tienda de artículos reciclados, donde podemos vender artículos fabricados por nosotros mismos o por fabricantes que busquen darle salida. Eso sí, debemos asegurarnos de que ofrecen una buena calidad.
  9. Educación ambiental, si tienes formación sobre esta temática, puedes dedicarte a impartir clases y conferencias en escuelas y negocios no solo para concienciar, sino también para ayudar y asesorar en la transición hacia una empresa más ecológica.
  10. Ropa ecológica, puedes ser fabricante de ropa cuyo proceso de producción sea ecológicamente responsable y sostenible, o puedes abrir una tienda en la que venda ropa con ese origen. Hablamos de prendas en cuyo proceso de elaboración no se utilice químicos dañinos y no se sobreexploten ni recursos naturales ni personas.

Esperamos que esta entrada sobre la empresa ecológica os haya resultado de utilidad y os sirva para orientaros en cómo crear una empresa respetuosa con el medio ambiente y sostenible. En cualquier caso, siempre podéis contar con el consejo de la mejor asesoria para que os ayude a buscar la mejor forma de crear un negocio verde.