El Banco Europeo de Inversiones (BEI) acuerda que dejará de financiar proyectos ligados a combustibles fósiles en 2021, incluido el gas natural. Lo que supone un paso más en la estrategia de la UE contra el cambio climático.

El pasado 18 de noviembre el Banco Europeo de Inversiones anunciaba la decisión de dejar de financiar proyectos ligados a los combustibles fósiles, entre los que se incluye el gas natural (que había sido uno de los puntos delicados de la negociación), a partir de finales de 2021, además de movilizar un billón de euros para la lucha contra el cambio climático hasta 2030. Sin duda, pasos importantes en la estrategia de la Unión Europea contra el cambio climático.

En declaraciones de Werner Hoyer, presidente del BEI, sobre la decisión a la que llegó la Junta de Directores la noche del jueves 14 de noviembre, tras una ardua negociación:

“El BEI ha sido el banco climático de Europa durante años. Hoy ha decidido dar un salto cuantitativo en su ambición. Dejaremos de financiar combustibles fósiles y lanzaremos la inversión de estrategia climática de cualquier institución financiera en el mundo”.

El BEI cierra el grifo a los combustibles fósiles y movilizará un billón de euros en 10 años para convertirse en el gran banco verde europeo

Una decisión no unánime

Aunque, como decíamos, se ha llegado a un acuerdo, lo cierto es que la decisión no es del todo unánime. De lado favorable y que han dado su apoyo a estas medidas desde el comienzo estaban, entre otros, España, Francia y Holanda, que además desde el principio querían excluir el gas natural de la financiación, además de Alemania, que estuvo a punto de abstenerse durante las últimas fases de la negociación precisamente por el gas. La extensión del plazo para dejar de financiar estos proyectos ha sido lo que decantado a favor del “sí” al principal accionista del banco.

Del lado del “no” se encuentran Hungría, Polonia y Rumanía, países que siempre han sido más escépticos respecto al cambio climático y las políticas orientadas a combatirlo. Estos países pedían no dejar fuera el gas natural, una opción por la que había apostado también la Comisión Europea en los meses en los que se ha estado negociando esta decisión.

El BEI no es nuevo en la financiación de proyectos verdes

Tal y como decía el presidente de la entidad en sus declaraciones, el BEI no es nuevo el ámbito de la financiación de proyectos más ecológicos. Desde 2014 ha proporcionado 65.000 millones de euros para la financiación de energías renovables, eficiencia energética y distribución de la energía.

También ha tomado medidas más en línea con la decisión tomada hace dos semanas; como rebajar el umbral de emisiones que pueden tener las centrales energéticas para poder recibir financiación de los 550 gramos de dióxido de carbono para producir un kilowatio a los 250 gramos por kilowatio actuales.

Además, podrá financiar hasta el 75% del coste de proyectos de inversión en energía en 10 países europeos con especiales dificultades para dejar atrás los combustibles fósiles. Y dará luz verde a una nueva estrategia de financiación energética que priorizará los proyectos de eficiencia energética, prestará apoyo a las tecnologías de cero emisiones de carbono, aumentará la financiación para la producción de energía descentralizada y nuevas formas de almacenamiento e invertirá en las redes para fuentes de energía intermitentes como la solar o la eólica.

El objetivo es que para 2025 el 50% de sus operaciones estén relacionadas con la acción climática, invirtiendo en total un billón de euros en estos proyectos entre 2021 y 2030.

Estrategias alineadas con el Acuerdos de París

El BEI alineará sus actividades con los objetivos del Acuerdo de París por el clima en 2020. Es decir, la UE quiere conseguir una cuota del 32% de energías renovables para 2030 y ser un continente climáticamente neutro para 2050.

Por su parte, la Comisión Europea tiene como prioridad trabajar en un nuevo Acuerdo por el Clima, que estaría reforzado por la estrategia del BEI, para lo que incrementará progresivamente la parte de su financiación dedicada a la lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad hasta alcanzar el 50% de sus operaciones en 2025 y mantenerlo desde ese año.

Esta decisión del BEI supone todo un espaldarazo a las estrategias de la UE en la lucha contra el cambio climático, y se toma unas semanas antes del comienzo de la Cumbre del Clima, que se celebrará del 2 al 13 de diciembre en Madrid.

Si tu empresa está pensando en dar el paso y comenzar a reducir su huella energética, puedes recurrir a un buen asesor para conocer si existen facilidades y ayudas a la hora de apostar por una empresa más verde.

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like