Impuesto de Sociedades en 2019 – ¿Qué es? ¿Cómo se calcula? Tipos

El Impuesto de Sociedades es una de las obligaciones fiscales a las que debes hacer frente si tienes una sociedad mercantil. ¿Sabes en qué consiste este impuesto? ¿Cuánto es el importe y cuándo se paga? ¿Puedes acceder a descuentos y bonificaciones? Descubre toda la información en este artículo.

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

De mismo modo que el IRPF grava la renta de las personas físicas, también existe un impuesto que actúa sobre sociedades mercantiles: el Impuesto sobre Sociedades. Veamos más en profundidad en qué consiste.

Definición del BOE

El BOE define el Impuesto de Sociedades como un tributo de carácter personal y directo, que grava la renta de las sociedades que realizan actividades económicas o mercantiles.

Este impuesto se aplica en todo el territorio español, sin perjuicio de los acuerdos tributarios particulares que existan en Comunidades Autónomas como el País Vasco o Navarra.

¿Qué es lo que grava el Impuesto sobre Sociedades?

El Impuesto de Sociedades grava la actividad y renta de las personas jurídicas. Es decir, si tienes una sociedad mercantil, las ganancias obtenidas con ella estarán sometidas al Impuesto sobre Sociedades

¿Quién tiene que pagar el IS?

Deben pagar el Impuesto de Sociedades todas aquellas empresas con objetivo mercantil que realicen sus actividades dentro del territorio español. Se considera que una sociedad está afincada en España si:

  • Se han formado en España, de acuerdo a la normativa española.
  • El domicilio social figura en España.
  • Su sede o lugar efectivo de dirección está en territorio nacional.

Formas jurídicas obligadas a pagarlo

  • Cualquier persona jurídica o sociedad que desempeñe una actividad económica, salvo sociedades civiles sin ánimo de lucro.
  • Sociedades Agrarias de Transformación (S.A.T.).
  • Agrupaciones temporales de empresas.
  • Fondos de inversión y de capital riesgo.
  • Fondos de pensiones, hipotecarios, de garantía, de activos bancarios.
  • Propietarios de montes vecinales.

Objetivos del Impuesto de Sociedades

Esta obligación tributaria para empresas se puso en marcha en base a la ley 43/1995 de Impuestos de Sociedades, con una serie de objetivos:

  • Respetar las principios de igualdad, neutralidad y justicia a la hora de aplicar los tributos fiscales.
  • Favorecer un escenario de competitividad mercantil y económica.
  • Analizar el estado de las sociedades y su impacto micro y macroeconómico.

Además, la normativa del Impuesto sobre Sociedades ha sido revisada en varias ocasiones. Estas actualizaciones también tienen como objetivo mejorar la aplicación del impuesto y adaptarlo a las necesidades actuales: Así, el Impuesto de Sociedades en 2019 también se caracteriza por:

  • Simplificar el impuesto para garantizar el cumplimiento de la normativa.
  • Unificar criterios y adaptar la ley a las normas europeas.
  • Buscar medidas para garantizar la estabilidad del sector público.
  • Reducir la financiación ajena y apostar por la neutralidad a la hora de conseguir financiación.
  • Reforzar la seguridad jurídica, aumentar la transparencia y reducir los casos de litigio.
  • Adoptar medidas encaminadas a reducir el fraude fiscal.

Cuota del Impuesto de Sociedades

Las cuotas del Impuesto de Sociedades dependen de diferentes factores, por ejemplo, la renta obtenida por la persona física o el tipo impositivo que se aplique a dicha renta.

¿Cómo se calcula el Impuesto de Sociedades?

Para calcular el Impuesto de Sociedades hay que acudir a los resultados contables de la empresa. Este tributo se aplica sobre la diferencia entre los ingresos y gastos de la sociedad. Por tanto, para cumplir los requisitos del Impuesto de Sociedades, es necesario llevar una estricta contabilidad de la Sociedad.

Habrá casos en los que será necesario realizar ajustes, ya que los criterios contables y fiscales a la hora de incluir ingresos y gastos a veces no coinciden. Por ejemplo, determinados gastos que no se consideran deducibles fiscalmente, o que se cuantifican de otra manera desde el punto de vista fiscal.

Sobre la renta o base imponible de la sociedad mercantil se aplica un determinado tipo impositivo, que determinará las cuotas a pagar.

Tipos de Impuesto de Sociedades

¿Cuál es el porcentaje del Impuesto de Sociedades? ¿Qué tipo de impositivo tengo que aplicar en mi empresa? Esas son las opciones:

  • Tipo general: es el que grava a la mayoría de sociedades y es del 25%.
  • Emprendedores: aquellas sociedades de nueva creación con menos de dos años de vida tienen un tipo impositivo del 15%.
  • Cooperativas: pagan el 20% sobre su renta.
  • Asociaciones de interés público y fundaciones: se les aplica un tipo reducido del 10%.
  • Sociedades y fondos de inversión: desde 2014, a las sociedades o fondos de inversión financiera o inmobiliaria se les aplica un tipo reducido del 1%:

¿Cuándo y cómo pagar el Impuesto de Sociedades?

Para cumplir con las obligaciones tributarias es necesario pagar el impuesto en tiempo y forma. Para ello, es necesario realizar ciertos trámites online. Los modelos a cubrir para el pago del Impuesto de Sociedades son:

Modelo 200

Es un impuesto general que se abona de forma anual. Grava la renta de la sociedad durante el último año natural. Se debe presentar aunque la sociedad no haya realizado ningún tipo de actividad sometida a gravamen.

Fecha para presentar el modelo 200 del Impuesto de Sociedades: 6 meses después de terminar el período impositivo. Si coincide con el año natural, la presentación se ha de realizar entre el 1 y el 25 de julio, vía online.

Junto con el modelo 200 deberá entregarse además otra documentación, como el balance y libro de cuentas de pérdidas/ganancias,

Modelo 202

Este tributo se realiza para acometer el pago fraccionado del Impuesto de Sociedades. Es una especie de anticipo del impuesto anual o modelo 200. También se aplica a los “No residentes”, es decir, aquellas personas físicas que no residen en España, pero desempeñan actividades económicas en el país de forma continuada.

Fecha para presentar el modelo 200 del Impuesto de Sociedades: Se debe presentar tres veces al año, entre el 1 y 20 de los meses de abril, octubre y diciembre. También se hace online.

Modelo 220

El modelo 220 lo han de cumplir aquellos grupos de empresas que optan por el régimen de consolidación fiscal. A ojos del Impuesto de Sociedades estas empresas funcionan como un ente único, por tanto, todo el grupo tributa una sola vez por la suma de las rentas de todas las sociedades que conforman el grupo.

Además, cada sociedad del grupo, de forma individual, está obligada a entregar el modelo 200.

¿Cuándo se presenta el modelo 220?: En el mismo plazo que el modelo 200. Es decir, 6 meses después de la finalización del ejercicio. Si coincide con el año natural, entre el 1 y 25 de julio.

Bonificaciones y deducciones

Ya has visto que en algunos casos se aplica un tipo impositivo reducido, por ejemplo a las sociedades de nueva creación o a las cooperativas. Sin embargo, también hay empresas que se pueden beneficiar de otras bonificaciones:

  • Las empresas cuya renta haya sido obtenida en Ceuta o Melilla tienen un descuento del 50%.
  • Las cooperativas protegidas también gozan de una bonificación del 50% en la cuota.
  • El arrendamiento de viviendas tiene un descuento del 85%.
  • Las empresas que ofrecen servicios públicos locales y que están formadas por capital público, cuentan con una bonificación del 99%.

Además, determinadas sociedades también pueden acceder a deducciones de la cuota en función de su actividad.

  • Actividades de investigación y desarrollo: reducción en la cuota entre el 12% y el 25%.
  • Sector audiovisual: deducción del 25% sobre la base imponible hasta 1 millón de euros. Aumento del límite de deducción en proyecciones audiovisuales hasta los 3 millones de euros.
  • Empresas que contraten su primer trabajador indefinido: puede deducir 3.000 euros de la cuota.
  • Empresas con menos de 50 trabajadores: pueden deducir el 50% del paro que el empleado tuviera pendiente en el momento de su contratación (máximo 12 mensualidades).
  • Contratación de trabajadores con discapacidad: se deducen 9.000 euros de la cuota por trabajador contratado/año trabajado, con una discapacidad entre el 33% y el 65%. Se deducen 12.000 euros por trabajador/año de contrato por a contratación de empleados con más de un 65% de discapacidad.

¿Quién está exento de pagar el IS?

Existen determinadas excepciones, sociedades que no deben pagar este impuesto. Entre ellas encontramos:

  • Estado, Comunidades Autónomos, administraciones provinciales, entidades y administraciones locales y regionales.
  • Partidos políticos.
  • Entidades sin ánimo de lucro, Colegios Profesionales o sindicatos de trabajadores que no ingresen más de 100.000 euros al año.
  • Banco de España, Instituto de España.
  • Fondo de garantía para depósitos de entidades crediticias.

Novedades del Impuesto de Sociedades en 2019

Los Presupuestos Generales del Estado de 2019 han introducido algunos cambios reseñables en la aplicación del Impuesto de Sociedades.

Una de las novedades más destacadas es el aumento de la carga tributaria para las empresas de gran envergadura. Así, las grandes compañías con facturación superior al millón de euros se les aplicará un tipo impositivo mínimo del 15%.

Por otro lado, se reduce la carga fiscal a pequeñas y medianas empresas. Así, las pymes con una facturación menor al millón de euros pasarán de pagar del 25% al 23%.

Consejos para ahorrar en el Impuesto de Sociedades

No te vamos a enseñar a hacer trampas ni nada que esté fuera de la ley. Pero sí existen formas de pagar menos en el Impuesto de Sociedades. Y sin saltarse la normativa.

  • Aprovecharse de las bonificaciones por contratación de nuevos empleados o trabajadores discapacitados.
  • Incluir como gastos de investigación y desarrollo todos aquellos derivados del estudio y puesta en marcha de un nuevo producto o servicio.
  • Deducir los gastos por atención a clientes o proveedores, siempre y cuando no superen el 1% de la facturación total.
  • Comprobar si existen bases imponibles negativas de años anteriores, para compensar el saldo positivo del ejercicio en curso.
  • Recordar que se pueden recuperar hasta un 40% de las donaciones realizadas.
  • Facturar operaciones el siguiente ejercicio. Por ejemplo, si has cobrado una operación en diciembre, pero no se hará efectiva hasta enero del año siguiente, espera a incluirla en el Impuesto de Sociedades del próximo año.
  • Amortizar durante el año de su adquisición aquellos bienes materiales de escaso valor (unos 300 euros).
  • Incluir como gastos deducibles las deudas contraídas por la administración. Las facturas impagadas deben ser objeto de un procedimiento judicial. En ese caso y, en previsión de no cobrar dichas facturas, la sociedad puede deducirlas del impuesto.

Estos son solo algunos de los consejos para el Impuesto de Sociedades. Si quieres saber cómo ahorrar más, lo recomendable es contratar los servicios de una asesoría. Cada sociedad es distinta y existen diferentes fórmulas para cada una.

Impuesto de Sociedades en 2019 – ¿Qué es? ¿Cómo se calcula? Tipos
4.7 (93.33%) 3 vote[s]