Una de las modalidades de contratación más comunes en España es el contrato de trabajo temporal. ¿Cuáles son sus características? ¿Qué tipos existen? Te damos toda la información que necesitas, además de un modelo de contrato para descargar.

Contrato de trabajo temporal. ¿Qué es?

Un contrato temporal se caracteriza por ser un contrato de duración determinada. Al contrario que el indefinido, el contrato de trabajo temporal sí tiene una fecha prevista para su finalización.

Como cualquier otro contrato de trabajo, en el temporal el trabajador se compromete a prestar sus servicios profesionales a un empresario, a cambio de una retribución. En este caso, durante un período concreto de tiempo.

¿Qué requisitos hay que cumplir para firmar un contrato de trabajo temporal?

  • Ser mayor de 18 años.
  • Tener menos de 18 años pero estar emancipados legalmente.
  • Tener entre 16 y 18 años, y contar con la autorización de padres o tutores.

Los contratos de trabajo temporales podrán acordarse de forma verbal o escrita. Deberán firmarse por escrito todos los contratos que tengan una duración superior a 4 semanas. En caso contrario, se presupondrá que la duración del contrato es indefinida.

Aquellos contratos temporales que se hagan por escrito han de indicar el tipo de acuerdo contractual, su duración, el trabajo a desempeñar y las causas que motivan su formalización. Además, deberán ser presentados por el empresario en la oficina del SEPE correspondiente en un plazo máximo de 10 días.

La jornada laboral en un contrato de trabajo temporal podrá ser a tiempo parcial o tiempo completo. Asimismo, el período de prueba para contratos de duración menor a 6 meses no podrá superar un mes.  

Cabe destacar que los trabajadores con un contrato de empleo temporal tienen los mismos derechos que los contratados de forma indefinida, incluyendo la igualdad salarial. Es decir, un trabajador indefinido no puede cobrar más que uno temporal pòr el mero hecho de ser fijo.

Para la extinción de un contrato temporal se han de dar alguna de estas situaciones:

  • Término del período de tiempo por el cual se formalizó el contrato.
  • Finalización de la obra o servicio por la cual se había contratado al trabajador.
  • Reincorporación al puesto de trabajo del empleado sustituido de forma temporal.

Por otra parte, hay una pregunta que mucha gente se hace: ¿cuándo un contrato de trabajo temporal pasa a ser indefinido de forma automática? Cuando un trabajador ha encadenado 2 o más contratos de trabajo temporales en la misma empresa en los últimos 30 meses. No tienen por qué haber sido consecutivos, pero se requiere haber trabajado un mínimo de 24 meses para la empresa en los últimos 30.

Información básica en un contrato temporal

El contrato de trabajo temporal debe contener determinada información. En él se recogen todas las condiciones de la contratación que deben cumplir tanto empresario como  trabajadores, así como los acuerdos pactados entre ellos durante la negociación.

Los requisitos de un contrato temporal en cuanto a información son los siguientes:

  • Identificar a la empresa. NIF/CIF/NIE, nombre o razón social, domicilio social, país, municipio, código postal.
  • Identificar al trabajador. Nombre, NIF, fecha de nacimiento, número de afiliación a la Seguridad Social, nivel formativo, nacionalidad, municipio.
  • Datos de la cuenta de cotización. Régimen, número y actividad económica.
  • Datos del centro de trabajo. País, municipio.
  • Indicar la fecha de inicio de contrato.
  • Indicar la duración de la relación laboral.
  • Concretar la labor que desempèñará el trabajador y su categoría profesional.
  • Determinar la duración de la jornada de trabajo.
  • Fijar el período de vacaciones y descanso. Las vacaciones en un contrato de trabajo temporal vienen determinadas por su duración y por la jornada.
  • Informar sobre el lugar donde se va a desarrollar el trabajo.
  • Determinar la retribución que percibirá el empleado por desarrollar su actividad profesional.
  • Definir las indemnizaciones en caso de rescisión de contrato por parte del trabajador o empresario.
  • Informar sobre cláusulas especiales, si las hubiera.
  • Firma.

Por otro lado, el empresario también debe cumplir una serie de obligaciones informativas:

  • Informar a los representantes legales de los empleados sobre los tipos de contrato establecidos, según el Estatuto de Trabajadores, en aquellos casos en los que no sea obligatorio presentar una copia.
  • Entregar al trabajador una copia del contrato por escrito, siempre que su duración sea superior a 4 semanas. En ella deben figurar las principales condiciones de la contratación.
  • Notificar a los trabajadores en modalidad temporal de la existencia de puestos vacantes para acceder a un puesto indefinido en la empresa.

Cláusulas adicionales en un contrato de trabajo temporal

La información que figura en un contrato de trabajo temporal (datos del empresario y del trabajador, duración, salario, etc) se presenta mediante cláusulas. Sin embargo, en algunos casos también existen cláusulas adicionales que determinan aspectos más concretos de la contratación.

  • Cláusula de confidencialidad: muy importante hoy en día debido a la entrada en vigor de la nueva Ley de Protección de Datos. En ella el trabajador se compromete a guardar el secreto profesional y no revelar información interna de la empresa.
  • Cláusula de rescisión: es la cantidad de dinero que el trabajador deberá abonar en caso de que quiera abandonar la empresa antes del término del contrato. Normalmente son más altas cuanto mayor es la valía o categoría profesional del trabajador.
  • Cláusula de plena dedicación: un trabajador que firma esta cláusula está aceptando trabajar de forma exclusiva para la empresa.

¿Qué tipos de contratos temporales existen?

Un contrato de trabajo temporal se caracteriza por la fijación de un plazo determinado para su finalización. Pero, ¿qué modalidades de contrato de trabajo temporal existen? ¿En qué se diferencian?

 

Contrato por obra o servicio

Los contratos temporales por obra y servicio tienen por objetivo la realización de trabajos concretos dentro de un empresa. Su duración está supeditada a la finalización de dichas tareas específicas. 

Un contrato de trabajo por obra y servicio no tiene una duración estipulada, pero está limitado en el tiempo a la ejecución de dichos servicios.

  • Ejemplo: una empresa que contrata a otra para realizar una instalación de equipos eléctricos. Una vez que la instalación haya sido realizada, el trabajo se considera realizado y la relación laboral habrá finalizado.

Este tipo de contratos temporales no puede tener una duración de más de 3 años. En cualquier caso, se puede aumentar la relación durante 12 meses más, siempre y cuando se haya estipulado en el convenio.

Los contratos por obra y servicio siempre son temporales. Sin embargo, se considerarán contratos indefinidos cuando se den alguna de las siguientes circunstancias:

  • Cuando no se haya presentado un contrato escrito que demuestre el carácter temporal de la contratación.
  • En caso de no haber dado de alta en la Seguridad Social al trabajador una vez superado el período de prueba.
  • Si al terminar el contrato, el trabajador continúa prestando sus servicios a la empresa.
  • Los contratos realizados en fraude de ley.

 

Por circunstancias de la producción

El Estatuto de los Trabajadores, la norma jurídica que define los tipos de contratos en España, señala en su artículo 15.1.b que los contratos de trabajo temporales por circunstancias de la producción son aquellos que se celebran “cuando las circunstancias del mercado, la acumulación de tareas o el exceso de pedidos así los exijan, aún cuando se trate de la actividad normal de la empresa”. 

Se trata de un contrato individual de trabajo pensado para aquellas situaciones concretas en las que la empresa se enfrenta a un incremento repentino de actividad que no puede afrontar con su plantilla habitual.  

Hay quien confunde este tipo de contratos con los fijos discontinuos. Sin embargo, el objetivo de los fijos discontinuos es reforzar la empresa en períodos cíclicos de mayor actividad, mientras que los contratos por circunstancias de la producción no responden a necesidades cíclicas, sino a acontecimientos que no pudieron ser previstas de un ejercicio a otro.

  • Ejemplo: hay trabajadores del balneario de Caldea que tienen contratos fijos discontinuos ya que, todos los años, acuden durante los meses de invierno a trabajar allí. Sin embargo, si un día se celebra un campeonato de esquí en la zona, es probable que necesiten reforzarse con más personal por circunstancias de la producción, debido al aumento inesperado de la afluencia de clientes.

Lo más habitual es que este tipo de contratos tengan una duración de 6 meses dentro de un plazo máximo de un año. Sin embargo, por convenio se puede fijar una duración mayor que, en cualquier caso, no podrá exceder los 12 meses dentro de un período máximo de 18 meses.

 

Interinidad

Un contrato de trabajo temporal de interinidad es aquel que está destinado a sustituir a trabajadores de baja o excedencia, y que tienen derecho a reserva de su puesto de trabajo. Dicho de una manera más simple, el trabajador interino es aquel trabajador de sustitución que desarrollará su actividad hasta que regrese el empleado al que está sustituyendo. 

También figuran en esta modalidad aquellos trabajadores contratados temporalmente para cubrir una vacante mientras se realiza el proceso de selección para encontrar al empleado que cubrirá ese puesto de forma definitiva.

El contrato de interinidad se ha de formalizar por escrito. No existe un límite de tiempo para que este tipo de contratos se den por finalizados, sino que su duración está determinada por la reincorporación al puesto de trabajo del empleado al que se está sustituyendo.

Por otro lado, la jornada laboral siempre será completa, salvo que se den dos circunstancias: una, que el trabajador al que se sustituye ya ejerciera a tiempo parcial; otra, que el interino haya sido contratado para complementar las horas de un trabajador en régimen de jornada reducida.

¡No esperes más!

Encuentra ya un buen asesor cerca de ti.

Ejemplo de contrato temporal para descargar

En la página web oficial del SEPE puedes consultar los diferentes tipos de contratos laborales que existen. Además, también puedes ver un modelo de contrato de trabajo temporal. Puedes verlo en este enlace.

Contrato de trabajo temporal PDF

¿Sabes cómo es un contrato de trabajo temporal rellenado? Lo mejor es que los descargues tú mismo sin cumplimentar, para que tengas ya un contrato base para entregar a tus empleados.

Aquí te dejamos un contrato de trabajo temporal en PDF, el modelo oficial que recomiendan usar en el Servicio Público de Empleo Estatal.

Modelo de contrato de trabajo temporal

Formalización y registro de los contratos temporales

Los contratos temporales por obra y servicio debe ser formalizados siempre por escrito. Por su parte, los contratos por circunstancias de la producción podrán ser formalizados de forma verbal, siempre y cuando su duración no supere las 4 semanas.

Los contratos han de ser presentados por la empresa en la consiguiente oficina de empleo, en un plazo máximo de 10 días que se concertó el acuerdo.

Preguntas frecuentes

¿Qué derechos tienen los trabajadores temporales?

Los mismos que los trabajadores indefinidos, lo que incluye permisos, vacaciones, excedencias, igualdad salarial, derecho a indemnizaciones por despido, etc.

¿Qué tipos de contratos temporales existen?

Existen tres tipos: por obra y servicio, por circunstancias de la producción y de interinidad.

¿Qué situaciones de temporalidad se contemplan en un contrato de trabajo?

Como norma general, los contratos por obra y servicio no tienen duración estipulada, pero hay un límite máximo de 3 años, prorrogable otros 12 meses por convenio. 

Los contratos por circunstancias de la producción pueden tener una duración de 6 meses en un plazo de un año, aunque se puede aumentar a 12 meses dentro de un plazo de 18, también por convenio.

Los interinos se mantendrán en el puesto de trabajo hasta que se reincorpore el trabajador sustituido, sin que exista un límite de tiempo.

¿Puede haber suspensión del contrato por incapacidad temporal?

Sí, tal y como se recoge en los artículos 45 y 46 del Estatuto de Trabajadores. El tiempo de baja temporal no supondrá, salvo pacto en sentido contrario, una ampliación del contrato eventual original.