Desde la entrada en vigor de la Ley de Igualdad de Género de 2007 y sus sucesivas modificaciones y actualizaciones, las empresas han tenido que hacer ajustes y cambios para cumplir con esta normativa que busca acabar con la brecha de género tanto en el ámbito laboral como en el resto de la sociedad. Pero implementar las distintas medidas y acciones que exige la Ley no siempre es fácil, puesto que requiere en muchos casos conocimientos, capacidades y herramientas sobre la materia de igualdad. Es aquí donde entra en juego el agente de igualdad, un perfil profesional cada vez más demandado por empresas privadas y públicas.

En esta entrada analizamos qué son los agentes de igualdad, qué requisitos formativos son necesarios para convertirse en uno y qué funciones cumplen dentro de la empresa, entre otros aspectos.

¿Qué es un/a Agente de Igualdad?

El agente de igualdad es un profesional que tiene como labores el diseño, la coordinación, implementación, gestión y evaluación de planes, programas, proyectos y campañas orientadas a lograr la igualdad de oportunidades y trato entre mujeres y hombres, tanto dentro del sector privado como en las Administraciones Públicas y las organizaciones sin ánimo de lucro.

En otras palabras, el agente de igualdad, también llamado agente de igualdad de oportunidades, es la persona especializada en igualdad y perspectiva de género, encargado de impulsar y desarrollar todas las medidas y acciones necesarias para que entidades públicas y privadas cumplan con las exigencias de la normativa vigente en materia de igualdad.

Aunque habitualmente lo relacionemos con la persona encargada del diseño, elaboración y seguimiento del Plan de Igualdad, sus funciones pueden ir más allá y abarcar otros aspectos relacionados con la igualdad, como la educación y la formación, la sensibilización o el asesoramiento.

¿Qué requisitos debe cumplir un agente de igualdad de oportunidades?

Para ser un agente de igualdad se necesita, por un lado, bien estudios de formación profesional en igualdad o bien estudios superiores (normalmente en carreras relacionadas con las ciencias sociales, aunque no necesariamente limitado a ellas) y una formación específica, que suele tomar la forma de masters o estudios de postgrado especializados en igualdad.

Aparte de la formación y, evidentemente, la experiencia, un agente de igualdad también debe contar con:

  • Dotes de comunicación
  • Conocimientos actualizados en materia de igualdad, especialmente, pero no solo limitados, en el ámbito laboral
  • Habilidades para negociación
  • Capacidad para el análisis e interpretación de información cuantitativa y cualitativa
  • Capacidad para redactar y presentar informes
  • Capacidad para trabajar en equipo
  • Conocer y comprender los objetivos de la empresa y ser capaz de alinear el plan de igualdad con ellos
  • Conocimiento y manejo de las tecnologías de la información
  • Habilidades para la mediación
  • Flexibilidad y capacidad organizativa
  • Ser proactivo

¿Dónde puedes encontrar Agentes de Igualdad?

Podemos encontrar al agente de igualdad tanto en la esfera privada, trabajando para empresas como parte de la plantilla o como agente externo, como en la esfera pública. Como ya señalamos, se trata de un perfil profesional en auge, especialmente debido a la obligatoriedad de implantar los planes de igualdad y llevar a cabo el seguimiento y evaluación de los mismos.

En la empresa privada

La empresa privada es un sector donde el agente de igualdad ha empezado a ser muy demandado, puesto que para poder cumplir con la normativa sobre igualdad vigente, es necesario contar con, al menos, una persona que posea los conocimientos en material de igualdad necesarios y las capacidades y herramientas para aplicarlos a la empresa.

Algunas empresas han optado por contratar agentes de igualdad externos, bien freelance o bien a través de una consultoría de igualdad, ya sea para ayudar con el diseño y puesta en marcha del Plan de Igualdad, o bien para formar a la plantilla en materia de igualdad.
 

Otras empresas han incorporado al agente de igualdad a su plantilla, normalmente como parte del departamento de recursos humanos o del de prevención de riesgos laborales. En este caso hablamos de un trabajador más de la compañía, con la ventaja de conocer mejor los objetivos de la empresa, su situación particular en materia de igualdad y cómo poder alinear ambos aspectos para asegurar una mejor implantación y seguimiento de las medidas propuestas en el plan de igualdad.

Finalmente, algunas grandes empresas han creado sus propios departamentos de igualdad; departamentos específicos creados para gestionar todo lo relacionado con la igualdad de género dentro del ámbito laboral en general y de la compañía en particular, para corregir, mejorar y proponer nuevas acciones y medidas que aseguren tanto el cumplimiento de la Ley como ir un paso más allá en la mejora de la sociedad.

Entre las empresas españolas más comprometidas con la igualdad encontramos a BBVA, Iberdrola, Banco Santander, CaixaBank, Telefónica, Repsol, Endesa, Enagás, NH Hoteles, Indra, Inditex, Bankia o EDP (según el Índice de Igualdad de Género 2020 de Bloomberg).

El fomento y promoción de la equidad e igualdad de género es tendencia actualmente y el papel del agente de igualdad en la empresa es clave para seguir esa senda.

En organizaciones públicas

El agente de igualdad también puede encontrar empleo en las Administraciones Públicas, puesto que estas no solo tienen que cumplir la Ley de Igualdad de Género con la implantación de sus propios planes de igualdad, sino que también deben cumplir con el mandato recogido en el ya citado artículo 9 de la Constitución Española, pues recae sobre ellas la obligación y el deber de promover y garantizar la igualdad y no discriminación en la sociedad.

En ese sentido, y desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 6/2019, la oferta de empleo público relacionada con la igualdad ha aumentado considerablemente, tanto a nivel local, autonómico como estatal y un agente de igualdad puede preparar una oposición para acceder a puestos relacionados en ayuntamientos, servicios sociales, redes de atención a mujeres, ministerios, etc.

Además, también se convocan licitaciones públicas para el desarrollo de proyectos y trabajos sobre igualdad de género y formación en esta materia, a la que un agente de igualdad puede presentarse bien de manera individual o a través de una asociación profesional o una consultoría.

¿Qué funciones tienen los agentes de igualdad de género?

Las funciones de los agentes de igualdad van a estar siempre encaminadas a promover y asegurar la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres dentro de las organizaciones, con el objetivo final de acabar con la brecha de género, principalmente en el ámbito laboral, pero también fuera de este, puesto que la consecución de este fin solo puede lograrse a través de la transversalidad.

funciones agente de igualdad
Las principales funciones de un agente de igualdad

En la empresa privada

Las principales funciones del agente de igualdad dentro de la empresa privada son:

  • Análisis y evaluación del punto de partida en materia de igualdad dentro de la organización, para detectar problemas relacionados con alguna clase de discriminación por razón de sexo o problemas de acoso por razón de sexo.
  • Diseño, implantación, seguimiento y evaluación de los planes de igualdad, siempre en relación con el resto de departamentos de la empresa.
  • Promover la perspectiva de género en las acciones que lleve a cabo la organización.
  • Diseño de acciones positivas para asegurar la igualdad de oportunidades dentro de la compañía. Implantación, seguimiento y evaluación de las mismas.
  • Formación y sensibilización de toda la plantilla en materia de igualdad de género.
  • Si se cuenta con la formación para ello, actuar como mediador en situaciones relacionadas con discriminación por razón de sexo.
  • Diseñar y promover medidas para facilitar la conciliación laboral, familiar y personal de la plantilla.

En estamentos públicos

Los agentes de igualdad que trabajan para las Administraciones Públicas tienen las mismas funciones que hemos visto más arriba, además de:

  • Diseño y gestión de programas o campañas de sensibilización e información sobre igualdad de género, tanto a nivel interno del organismo como a nivel externo, es decir, de cara a la ciudadanía.
  • Realizar estudios con perspectiva de género para detectar problemas relacionados con la igualdad en zonas determinadas (municipios, regiones, áreas locales concretas, etc.).
  • Proponer medidas y acciones para corregir los problemas en materia de igualdad detectados.
  • Apoyar e impulsar la participación social y política de las mujeres, promoviendo el asociacionismo femenino, con especial atención a colectivos vulnerables y en riesgo de exclusión (por ejemplo, mujeres inmigrantes).

¿Cómo se contratan los servicios de un/a agente de igualdad?

En los puntos anteriores ya hemos visto la importancia que puede tener contar con un agente de igualdad para asegurarnos de que nuestra empresa cumple adecuadamente con la normativa vigente. Así que contratar sus servicios es más que recomendable si entre nuestra plantilla no contamos con alguien con los conocimientos suficientes en igualdad para ocuparse de las funciones relacionadas con el puesto.

Existen dos formas de contratar a un agente de igualdad, en función de las necesidades de tu empresa.

A través de una consultaría externa

Una consultoría externa cuenta, normalmente, con profesionales especializados en diferentes áreas dentro del ámbito de la igualdad, incluidos agentes de igualdad, a los que podemos recurrir para contratar servicios puntuales cuando los necesitemos, por ejemplo, para el diseño del plan de igualdad o para llevar a cabo una auditoría de igualdad para determinar la situación dentro de la empresa.

Se trata de un servicio externalizado, pero no por ello menos válido, especialmente porque una consultoría puede ofrecer una mayor especialización y centrarse en aspectos concretos en los que la empresa necesite ayuda y asesoramiento.

Incluyéndolo en la plantilla de la empresa

La otra opción, a la que varias empresas han comenzado a recurrir, es a contratar un agente de igualdad e incorporarlo a la plantilla de la empresa.

La ventaja de que sea un trabajador de la propia empresa es que se dedicará completamente a la mejora de la compañía en materia de igualdad, pero sin perder de vista el conjunto global de la empresa y sus objetivos.

¿Cuánto cobra un agente de igualdad?

Actualmente, y de acuerdo con FEPAIO (Federación Estatal de Asociaciones de Profesionales de Agentes de Igualdad de Oportunidades), un agente de igualdad cobra entre unos 20.000 y 35.000 euros al año brutos, dependiendo de la formación que posea, su experiencia laboral y de las horas de trabajo semanales.

¿Cómo llegar a ser agente de igualdad?

Si bien en España aún no existe un título oficial de agente de igualdad dentro de los estudios superiores, sí que podemos encontrar diferentes tipos de formación para agente de igualdad, tanto en FP como a través de cursos homologados y estudios máster y postgrado.

formacion agente igualdad

Formación obligatoria para ser agente de igualdad

Que no haya una titulación específica de agente de igualdad, no quiere decir que no sea necesario contar con una formación determinada para poder ejercer como tal, puesto que se necesitan conocimientos muy concretos y unas habilidades y capacidades para poder desempeñar las funciones que hemos visto más arriba.

Como decíamos, en FP existe la titulación de Técnico en Igualdad de Género, que se puede complementar con formación complementaria.

Para estudios superiores, es necesario contar con una carrera universitaria, un grado (o diplomatura o licenciatura si nos vamos a los planes antiguos) dentro de las ciencias sociales, como por ejemplo la sociología o el derecho, pero, como ya dijimos, no tiene por qué estar limitado a ellas. Esto se complementaría con una formación específica en materia de igualdad (FEPAIO recomienda entre 250 y 600 horas de formación), como puede ser un máster de experto en igualdad o un curso homologado de agente de igualdad.

Además, también se valora, en ausencia de un título específico, la experiencia real ejerciendo funciones relativas al puesto de agente de igualdad. Aunque aquí hablamos de al menos 3 años de experiencia en este campo acreditable.

Formación complementaria de un agente de igualdad

La formación obligatoria el agente de igualdad puede complementarla con formación en gestión de personas y equipos, en metodología de investigación en estudios de género e igualdad de oportunidades, estadística y otra formación relacionada con igualdad de género.

Oposiciones

Si están pensando en presentarte a unas oposiciones para sacar una plaza como agente de igualdad, tendrás que preparar el temario presentado en la convocatoria concreta a la que te presentes (se publican en el BOE) que, aparte de temas específicos relacionados con esta profesión, incluirá también un temario similar, sino el mismo, al de la plazas para los puestos de administrativo.

Resumen

Para resumir, si queremos que nuestra empresa cumpla de forma adecuada con la norma vigente en materia de igualdad de oportunidades y trato entre mujeres y hombres, recurrir a un agente de igualdad es la decisión acertada, ya sea contratándolo dentro de la plantilla o a través de los servicios de una consultoría de igualdad.

Este profesional se ocupará no solo de crear el plan de igualdad, obligatorio para empresas de más de 50 trabajadores, o de asegurarse de que se cumplen las nuevas normas que publica el gobierno, como la obligación para todas las empresas de llevar a cabo el registro salarial de todos sus empleados, sino que también promoverá y fomentará las acciones destinadas a lograr la igualdad efectiva entre mujeres y hombres dentro de la empresa, ayudando a crear un entorno de trabajo libre de discriminación.