La ergonomía en el trabajo

La primera vez que se utilizó el término ergonomía data de 1857, cuando un ingeniero polaco, W. Jastrzebowski lo utilizó en su libro “Esbozo de la ergonomía o ciencia del trabajo basada en unas verdades tomadas de la naturaleza”. En esa época, la ergonomía del trabajo se estaba fraguando hasta lo que conocemos hoy en día.

Pero a pesar de ello, a nivel laboral no se le presta demasiada atención. Sin embargo, es un error no conocerla ya que, a pesar de que el trabajo humano y las condiciones laborales han mejorado, todavía se pueden conseguir mejoras que evitan la aparición de problemas (pasados, presentes y futuros) en los trabajadores.

Definición y concepto de ergonomía en el trabajo

La ergonomía ha sido definida por muchos. La Ergonomics Research Society, por citar un ejemplo, la define como “estudio científico de los factores humanos en relación con el ambiente de trabajo y el diseño de los equipos (máquinas, espacios de trabajo, etc.)”.

Otra de las definiciones que se utilizan es la Asociación Española de Ergonomía, que conceptualiza el término como aquel “conjunto de conocimientos que vienen de distintas disciplinas enfocados a adecuar los productos, objetos, sistemas o entornos a las personas que los emplean”.

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), nos habla de que la ergonomía es “la aplicación de las Ciencias Biológicas Humanas para lograr la óptima recíproca adaptación del hombre y u trabajo, los beneficios serán medidos en términos de eficiencia humana y bienestar”.

Todas las definiciones sirven para hablar de la ergonomía con un carácter científico en cuanto a los pilares fundamentales que tiene. Pero también tiene un carácter multidisciplinar, no solo enfocada al conocimiento y estudio del trabajo, sino también a la aplicabilidad, a la capacidad para resolver problemas, y a la utilización de técnicas para que una persona pueda realizar cualquier tarea con el máximo de eficiencia y confort.

¿Qué es ergonomía en el trabajo?

Después de darte el concepto de ergonomía en el trabajo, es posible que todavía no te quede claro lo que es ergonomía. Se trata de un tema amplio en su contexto que engloba muchos aspectos diferentes.

Sin embargo, la ergonomía debe ser entendida como la ciencia que estudia las necesidades, características y capacidades de los series humanos y adaptando a ellos los productos, tareas, entorno donde han de estar varias horas al día para que el trabajo que se realice se haga con seguridad y confort. En otras palabras, hablamos de mejorar al máximo el entorno de trabajo (e incluso de los hogares) para que la persona se sienta a gusto y pueda hacer uso de esos productos sin miedo a dañar su salud (ya sea a corto, medio o largo plazo).

La ergonomía puede ser entendida como la ciencia que se enfoca en:

  1. El producto. Entendido como la búsqueda de que los productos que use un ser humano sean eficientes, seguros y que no generen enfermedades o problemas a la salud.
  2. El trabajo. En cuanto al ajuste perfecto del trabajador (sus habilidades, capacidades, características) con el puesto de trabajo a desarrollar.

Un ejemplo lo tenemos en una persona cuyo trabajo consiste en estar varias horas sentada frente a un ordenador o un escritorio. Esas horas repercutirán en su columna vertebral y, en caso de disponer de una silla incómoda, a la larga generará un problema severo de salud que puede solucionarse con una silla ergonómica adaptada al trabajador y al puesto de trabajo (no es lo mismo una silla normal que una específica para estar sentada en ella horas y horas).

Normas y seguridad

La ergonomía es una de las ramas de la prevención de riesgos laborales, compuesta por seguridad, ergonomía en el trabajo y psicosociología aplicada, e higiene industrial. Todas ellas se rigen por una normativa que a continuación vamos a explicarte.

La primera de las normas de ergonomía en el trabajo (así como de las ramas de la prevención de riesgos) es la Ley 31/1995 de Prevención de riesgos laborales (LPRL). En esta normativa, en el artículo 15, se especifica que ha de ser el empresario el que deba adaptar el trabajo a la persona, y no al revés.

Junto a la LPRL, también se dispone de otros reglamentos relacionados con la ergonomía. Estos son: Real Decreto 487/1997, que se refiere a la Manipulación Manual de Cargas; y el Real Decreto 488/1997 relativo a las Pantallas de Visualización. En ellos encontrarás factores, claves, recomendaciones, etc. para evaluar y prevenir riesgos ergonómicos.

Sin embargo, no son las únicas normas. Otras que deberás conocer son:

  • Real Decreto 486/1997, sobre Lugares de Trabajo.
  • Real Decreto 773/1997, sobre Utilización de Equipos de Protección Individual.
  • Real Decreto 1215/1997, sobre Utilización de Equipos de Trabajo.
  • Real Decreto 1311/2005, sobre riesgos derivados de una exposición de vibraciones mecánicas.
  • Serie ISO 11228. Son normas internacionales sobre ergonomía, pero establecen una serie de normas adecuadas para los riesgos ergonómicos tanto físicos como de salud mental. Por ejemplo, tienes la ISO 11228-3, sobre movimientos repetitivos.
  • ISO TR 12295, sobre normas de ergonomía para analizar riesgos físicos en el trabajo.

Por supuesto, existen más normas relacionadas con el tema, pero las más importantes y las que suelen controlar los profesionales ergónomos son las que hemos citado. También depende del tipo de ergonomía que se trate ya que, como verás a continuación, hay varios.

Tipos de ergonomía en el trabajo

A pesar de que es muy conocida la ergonomía en el trabajo, lo cierto es que no solo hay un tipo. Existen actualmente cuatro ramas diferentes que engloban los cuatro tipos de ergonomía en el trabajo, y que son:

1. Ergonomía física

Se caracteriza por valorar objetivamente el material de trabajo y la postura del trabajador durante las horas de trabajo. El objetivo que tiene es el de evitar que puedan aparecer problemas físicos o bien mejorar el desarrollo del trabajo haciendo más funcional el puesto de trabajo.

Este tipo de ergonomía es la más conocida y a la que muchos hacen referencia, pero solo es una parte de lo que sería la ergonomía propiamente dicha.

2. Ergonomía cognitiva

Relacionada con el trabajador, estudia las capacidades y necesidades psicológicas. Por ejemplo, estudia la forma en que la persona gestiona el estrés, cómo usa los distintos objetos para trabajar, cómo impactan las opiniones o conversaciones con otros compañeros de trabajo, etc.

El objetivo de la ergonomía cognitiva es valorar si el puesto de trabajo y el trabajador conllevan una relación adecuada, es decir, que tanto el trabajador como el trabajo se adaptan de manera adecuada y no desembocarían en problemas de salud mental.

3. Ergonomía organizacional

Enfocada no ya al puesto de trabajo, sino a la empresa en sí. Busca estudiar la comunicación, relaciones de la empresa, gestión de los recursos humanos, integración al equipo, etc. Su función es la de conseguir que el trabajador se sienta a gusto en la empresa y se sienta aceptado.

4. Ergonomía ambiental

Finalmente, la ergonomía ambiental está centrada en el espacio que rodea el puesto de trabajo. Hablamos de contaminación, luminosidad, ruido, temperatura, etc. que puede afectar de alguna manera al trabajador a la hora de desempeñar su puesto de trabajo.

Características

Llegados a este punto, es muy probable que conozcas las características de la ergonomía ya que son los pilares fundamentales en los que se asienta y donde realiza el estudio para hacer que el trabajo se adapte al trabajador.

En concreto, hablamos de características:

Físicas

De la persona en sí, las necesidades que tiene y las capacidades o habilidades para desarrollar su trabajo en el puesto. Aquí hablaríamos de discapacidades, problemas de movilidad, etc. que pueden chocar con el trabajo y que, con algunos cambios, se solucionarían.

Fisiológicas

Se preocupa de las alteraciones que se producen en el cuerpo debido al trabajo, de tal modo que intenta evitarlas cuando son negativas para al salud del trabajador.

Psicológicas

Se refieren a las dificultades psicológicas para realizar el puesto. Por ejemplo, mala gestión del estrés, problemas de conducta, relación con superiores, etc.

Socioculturales

En relación al entorno, ambiente, sociabilidad con otros trabajadores, etc.

El estudio de todas estas características de la ergonomía en el trabajo es lo que permite que se obtengan beneficios, como los que vamos a comentarte a continuación.

Beneficios

A estas alturas, es muy probable que te hayas dado cuenta de los beneficios que tiene la ergonomía en general. No solo adapta el trabajo, sea cual sea, a la persona, sino que hace que uno se sienta bien en el lugar y realizándolo.

Existen muchas ventajas o beneficios de la ergonomía en el trabajo. Por citarte algunos comunes, tienes:

1. Disminuir riesgos laborales

Los riesgos laborales son físicos y psíquicos. Estos pueden producir accidentes laborales o enfermedades profesionales.

Sin embargo, un puesto de trabajo que ha sido analizado por la ergonomía y adaptado al trabajador tiene menos probabilidad de que se produzcan riesgos laborales, lo que ayuda a que no haya ni accidentes ni enfermedades, o al menos se reduzcan al mínimo.

2. Evitar molestias físicas y mentales de los trabajadores

Debido a que el puesto de trabajo está adaptado al trabajador y todo lo que debe utilizar se adapta al mismo, las molestias físicas y mentales no existen ya que no hay problema de utilizar un objeto y hacerlo de manera incorrecta.

3. Aumentar la productividad y eficiencia de los trabajadores

Cuando una persona está a gusto en el puesto de trabajo se nota. Y la forma de hacerlo es porque aumenta su productividad, eficiencia y rendimiento.

Los trabajadores se sienten bien en el trabajo y, gracias a que no tienen problemas por usar las herramientas a su disposición, se concentran y son más rápidos a la hora de trabajar, además de eficientes. Eso se nota en la calidad de la empresa.

4. Fomentar la pertenencia a la empresa

Hoy día en que el trabajo es efímero y un día trabajas y al otro estás en el paro, sentir que perteneces a la empresa y que te da seguridad y un entorno de confort, hace que el trabajador se sienta parte de la compañía y luche también por levantarla y que siga en alza.

5. Mantener alta la motivación del trabajador

Cuando alguien se preocupa por ti, ¿cómo te sientes? Lo más seguro es que esa persona te caiga bien, la aprecies, y sobre todo te encante estar con ella. Porque te motiva.

Algo parecido ocurre con la ergonomía ya que, al preocuparse el empresario por el bienestar del trabajador, ayuda a que la motivación siempre esté alta porque no es tratado como un recurso humano, sino como una persona que necesita cambios en un puesto de trabajo para desempeñar de manera correcta sus funciones (y, además, teniendo en cuenta su salud, opinión, etc.).

6. Evitar situaciones de estrés o malestar entre trabajadores

Gracias a la ergonomía se pueden evitar muchos problemas en los trabajos. El estrés, el síndrome del trabajador quemado que actualmente ya se reconoce por la Organización Mundial de la Salud, etc. son provocadas por situaciones incómodas y repetitivas de los trabajadores.

Por eso, esta ciencia ayuda a evitar esos ambientes para que el trabajador no se sienta agobiado ni haya malas relaciones con los trabajadores.

7. Reducir costos

A pesar de que la ergonomía es una inversión, a la larga esta se recupera porque se reducirán los riesgos laborales, el absentismo laboral y, al aumentar la productividad de los trabajadores, el beneficio a la empresa será mayor.

En conclusión, hablamos de un estudio que, de ser aplicado en todas las empresas, significaría que el trabajo no sería algo malo, sino una actividad que se disfrutaría día a día.

¿Cómo mejorar la ergonomía en el trabajo?

La ergonomía no tiene un solo campo de aplicación. Lo cierto es que se puede aplicar al día a día del ser humano. Sin embargo, el ámbito por el que se la conoce más es el entorno laboral, donde nos hemos centrado actualmente.

La ergonomía en el trabajo busca que los objetos que entran en contacto con el trabajador sean seguros y, al mismo tiempo, les ayude a mejorar su productividad y a sentirse bien en ese puesto. Es por eso que no solo se centra en objetos, sino que va más allá: a nivel ambiental, con la luminosidad, temperatura, espacio, ruidos, etc.; y a nivel organizacional, en cuanto a la relación con los otros miembros de la empresa.

Mejorar la ergonomía laboral es sencillo, y complicado al mismo tiempo. Para conseguir detectar las posibles necesidades, y con ello fomentar un confort en el puesto de trabajo, es necesario hacerlo bajo varios frentes, como serían:

1. A nivel ambiental

Buscando si las condiciones de ruido, temperatura, espacio, iluminación, etc. son las acordes a ese puesto de trabajo.

En general, la temperatura ideal para el ser humano es de 24 grados. Todo espacio que esté por encima o por debajo, hará que esa persona no se sienta bien en el puesto de trabajo. Por supuesto, hay excepciones, personas que son más calurosas o frioleras y que harán que la temperatura deba ser mayor o menor de esa media.

Por su parte, la iluminación debe ser, siempre que se pueda, de luz natural. Cuando esta no fuera posible (porque por ejemplo no hay ventanas), la luz debe ser blanca ya que influirá en el rendimiento.

Finalmente, el ruido es algo que se debe evitar debido a que afecta a la concentración del trabajador. Se pueden tener radios o televisiones, pero siempre que sea a un volumen bajo y que no repercuta en el bienestar del trabajador.

2. A nivel temporal

Referido a la distribución de la jornada laboral, ya que un trabajador necesita, para mantener su rendimiento y concentración, hacer algunos descansos cada hora (al menos cinco minutos). Es necesario respetar esos descansos, sobre todo ahora que muchos trabajan con ordenadores, para evitar problemas de vista, de movilidad, etc.

Durante esos descansos se pueden sugerir algunos ejercicios para relajar el cuerpo de haber estado mucho tiempo en una misma postura.

3. A nivel del puesto de trabajo.

En cuanto a conocer si las herramientas que se usan (muebles, sillas, etc.) son las más adecuadas y se adaptan a las necesidades. También la organización entraría en este apartado, debido a que poca pulcritud o acumulación de papeles puede generar estrés en el trabajador, algo que la ergonomía busca evitar a toda costa.

¿Por qué es importante la ergonomía en el trabajo?

Una jornada completa laboral son 8 horas de trabajo. Pero también se sabe que muchos echan más de esas horas, lo que implica que el puesto de trabajo se convierte en una segunda casa. Donde pasamos horas, semanas, meses, años.

El trabajo, queramos o no, influye en nuestra salud. Cuando se tiene un trabajo adecuado, que gusta, con compañeros afines y en un entorno y herramientas adecuadas, se disfruta de las horas que se le dedica a la empresa.

Pero cuando algo falla, todo se resiente.

Cada vez son más las empresas que se preocupan por ofrecer a los trabajadores un buen puesto de trabajo con condiciones satisfactorias para su día a día. Y lo hacen porque, con ello, se consigue un mejor rendimiento del trabajo y una menor tasa de accidentes laborales.

Es por eso que cada vez son más los que buscan cómo mejorar la ergonomía en el trabajo y le dan la importancia que debe. En concreto, un buen estudio del trabajador y del puesto de trabajo, así como la combinación de ambos, conseguiría:

  1. Que los trabajadores estuvieran más motivados.
  2. Que no ocurrieran accidentes laborales o estos disminuyeran.
  3. Que las enfermedades profesionales se rebajaran o incluso desaparecieran.
  4. Que hubiera una mejor calidad del trabajo.
  5. Que el rendimiento del trabajador fuera mayor.
  6. Que la tasa de absentismo laboral bajara.
  7. Que se desarrollara una mayor eficiencia por parte de los trabajadores.
  8. Que mejorara el clima organizacional.
  9. Que los trabajadores se implicaran más con la empresa.

Todo esto puede lograrse invirtiendo en ergonomía en el trabajo. Y es de aplicación en muchos otros ámbitos.

F.A.Q. de preguntas más frecuentes de los usuarios

Ante de finalizar, queremos dejarte aquí algunas de las preguntas más frecuentes sobre ergonomía en el trabajo. Seguro que alguna de estas preguntas también te las has podido hacer tú mismo.

¿Cómo levantar una carga y que no se dañe la espalda?

Lo normal, cuando queremos levantar una carga, es doblarnos nosotros, manteniéndonos de pie, y levantar a pulso el peso. Sin embargo, cuando se hace eso, la espalda se resiente (sobre todo las lumbares).

En ergonomía lo que se recomienda es que, siempre que la carga no sea muy pesada, hay que apoyar los pies en el suelo con firmeza, doblar las rodillas y mantener la carga lo más cerca posible del cuerpo. Manteniendo la espalda recta, se irá levantando poco a poco distribuyendo el peso entre las dos manos.

¿Cómo se pueden evitar los movimientos repetitivos?

Un movimiento repetitivo es aquel que realizamos varias veces al día provocando con ello fatiga muscular, sobrecarga, dolores, lesiones, etc. Ejemplos de ello pueden ser las cargas y descargas de cajas, los movimientos del ratón del ordenador, etc.

Para evitarlos, lo que se puede hacer es tener descansos (5 minutos cada hora) para realizar ejercicios que ayuden a aliviar la tensión que se haya producido en la zona por culpa de los movimientos repetitivos. Otra opción es la rotación de los trabajadores para que todos descansen de las actividades más repetitivas que se deban realizar.

¿Hay ergonomía visual en el trabajo?

Sí, esta se refiere a las técnicas en pantallas de visualización como móviles, ordenadores, tablets, etc. que hacen que la vista se resienta si se está mucho tiempo mirando.

Por eso existen ejercicios visuales para relajar los ojos (y también los músculos de la cabeza, brazos y espalda) con el objetivo de prevenir enfermedades o problemas oculares y de movilidad.

¿Cómo puedo denunciar que mi puesto de trabajo no es ergonómico?

Lo primero, si notas que tu trabajo no está adaptado a ti, es hablarlo con el empresario. Debes detallar los problemas que encuentras en tu trabajo para poder realizar tus funciones.

El empresario será el que deba determinar si lleva a cabo una ergonomía o no. Pero, en esos casos, también puedes regirte por tu derecho laboral a un puesto de trabajo efectivo y que prevenga los riesgos laborales (en este caso la ergonomía).

Eso sí, el ergónomo también puede determinar que el trabajador no se adapta al puesto de trabajo y a la empresa en general.

¿Existen manuales de ergonomía en el trabajo?

Sí, de hecho, existen manuales de ergonomía de trabajos específicos, elaborados por sectores. Estos son un poco más complicados de encontrar, pero gracias a Internet puedes ver publicaciones sobre trabajos específicos (informática, oficina, construcción, etc.) que pueden ayudarte con recomendaciones y consejos para mejorar tu puesto de trabajo.

 

La ergonomía en el trabajo
4.5 (90%) 2 vote[s]